Los indígenas que piden agua a gritos

Como una media de protesta y clamor por la falta de agua potable, el pasado domingo 22 de agosto en horas de la madrugada, la comunidad indígena asentada en Piedras de Custodio, de forma inconsulta, rompió una tubería madre de agua que abastece a más de 50 viviendas en ubicadas en el barrio Simón Bolívar de Puerto Carreño (Vichada).

Esta acción impidió que por varias horas que el vital líquido llegará a quienes pagan por el servicio. Los nativos, expresan que, si no les resuelven la precaria situación de acceso al agua, realizarán otras acciones similares.

El detonante fue que las familias indígenas llevaban más de cuatro días sin una gota de agua para el consumo, y manifiestan estar cansados de ingerir aguas turbias y sin tratamiento del río Meta, que los mantiene enfermos y les generan grandes riesgos.

El sector de Piedras de Custodio pertenece al barrio Simón Bolívar. En el cohabitan alrededor de 500 personas, entre niños y adultos indígenas, que se asentaron bajo múltiples ranchos y cambuches, pero no cuentan con condiciones o servicios básicos por considerarse un sitio de reserva natural y turístico de la región.

“Esa madrugada ellos abrieron un tubo para satisfacer su necesidad de agua. Sabemos que eso no está bien, prácticamente le están robando el agua a las casas que sí pagan el servicio. Pero las autoridades deben entender que son más de 500 personas, aproximadamente unas 230 familias indígenas que no tienen agua”, expresó Henny Gutiérrez, cabildo indígena urbana.

Frente al tema, Gutiérrez se mostró consciente de que este tipo de medidas no son las más indicadas, ya que generan descontento en la comunidad que paga puntualmente por el servicio y que, en virtud de esto, se denuncia un incremento en sus recibos.

“Ya los vecinos no le quieren regalar agua (a los indígenas), y entendemos que eso le aumenta sus recibos”, dijo a EL MORICHAL la líder indígena. “La ruptura de este tuvo, para mi es lamentable, pienso que no es la solución, pero yo creo que cuando a uno no lo escuchan es de tomar medidas drásticas para hacerse escuchar”.

Para Danilo Garcés, un habitante del sector, los nativos “tienen razón al pedir el agua, pero no tienen que perjudicar a la comunidad”. Agregó que “acá pagamos entre 35 y 40 mil pesos, porque le colaboramos con el agua los indígenas, pero siempre representa un gasto”.

La afectación provocada en el tubo madre fue enmendado por la comunidad indígena y sus líderes, un par de horas después.

Luis Alfonso Carvajal, presidente de la Junta de Acción Comunal del Simón Bolívar, hizo presencia en el sitio y pidió a la comunidad no realizar nuevamente este tipo de actos que afecta y pone en riesgo a más personas de la comunidad. Además, hizo un llamado a las autoridades a velar por una solución al problema.

Solicitud tras solicitud

Este medio de comunicación conoció que desde el 2019 la comunidad indígena ha presentado diferentes solicitudes ante las autoridades competentes para una solución del suministro de agua en el asentamiento: han enviado derechos de petición y compromisos en mesa técnicas; pero compromisos han quedado en el papel.

“Yo tengo tres años pidiendo agua potable para los asentamientos y en este momento nadie nos ha dado solución pertinente. La primera solicitud la hice ante la Defensoría del Pueblo, se pasó un derecho de petición a la alcaldía, y no hicieron nada, solo en pandemia le trajeron por dos meses agüita en carrotanques, pero eso no abastece la situación de ellos. En el marco del paro nacional y la minga indígena también exigí el derecho y nada”, manifestó Henny Gutiérrez.

Este medio conoció que, a raíz del problema manifiesto, la fuerza militar en conjunto con la oficina de Gestión de Riesgo Departamental, le suministró de manera provisional en carrotanques agua potabilizada a las familias indígenas.

Quejas del servicio en el sector

“El agua acá es muy escasa, casi no llega, deben enviar a un técnico que verifique esta situación. Aquí hay veces que dura hasta cuatro y cinco días que no llega agua y toca ir al río, exponiéndose a que se nos ahogue un pelado”, dijo Luis Armando Castillo.

Desde SEPPCA, empresa encargada de prestar el servicio, indicaron que los operarios estarían trabajando en la revisión del tubo fracturado, pero que en sus oficinas a la fecha no existe ninguna queja, petición o reclamo (PQRS) sobre la insuficiencia del vital líquido en los hogares del Simón Bolívar.

Un comentario en «Los indígenas que piden agua a gritos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *