Vías deplorables

Los carreñenses ya no saben qué hacer con la cantidad de huecos que hay en la ciudad. Están por todos lados: en las calles principales y en las calles secundarias de los barrios. La Alcaldía no da respuestas al respecto, pero ha realizado algunos reparcheos que, a criterio de muchos ciudadanos, es un trabajo insuficiente.

El descontento por la problemática no es reciente, pues el mal estado de las vías ha estado presente en los dos últimos gobiernos locales. Sin embargo, fue más notorio el pasado 7 de agosto cuando plantas de plátano aparecieron sembradas en los huecos más protuberantes. Se trató de una protesta simbólica realizada por algunos habitantes.

Para Carlina Betancourt, residente en la ciudad, esta “es una necesidad muy sentida, nuestras calles están en un deterioro total”. Lo que queremos, dijo, son soluciones concretas. “Queremos ver a Puerto Carreño con unas calles dignas de una capital de departamento”.

Según Eduardo Torres, líder de un comité de protesta denominado “Despierta Puerto Carreño” que se conformó el pasado 29 de julio, acciones como la del 7 de agosto sirven de algo. “Felicito la iniciativa de esa voz de protesta que se hizo con hechos, de sembrar esas matas de plátanos por todas las calles de nuestro pueblo, esto fue una bofetada y sé que la miraron y lo sintieron”.

La reacción de la autoridad municipal fue evidente. Dos días después de ese simbolismo, el lunes 9 de agosto, varios funcionarios de la Alcaldía realizaron labores de reparcheo justo en esos lugares donde aparecieron los plátanos.  

Pero la población indica que esto no es suficiente y que con las lluvias ese trabajo se perderá. “Salen a colocar un pañito de agua tibia y nos muestran unos reparcheos que de verdad eso no viene a darle solución a las problemáticas del mal estado de las vías que tenemos”, manifestó Torres. “Con cemento no van a tapar un daño tan estructurado como el que presentan nuestras calles”. 

Por su parte, Betancourt cuestiona que el reparcheo lo están haciendo solo en algunas calles de la ciudad capital. “¿Qué pasará con las calles de los barrios que también están intransitables?, ese el caso del barrio las Escudillas o Mateo, Alcaraván, La Esperanza, Calarcá y otros más. Queremos respuestas, soluciones”.

Desde el 9 de agosto EL MORICHAL buscó ante la administración municipal las respuestas que exige la comunidad, pero al cierre de esta edición (el 20 de agosto), sus comentarios no habían llegado.

Malla vial en deterioro: accidentabilidad y roce social  

La problemática del deterioro vial va más allá de la preocupación de sus habitantes por ver la ciudad con calles dignas. Los carreñenses se encuentran cansados de involucrarse en roces o disputas por las dificultades que genera el acto de conducir en medio de los huecos, y de los accidentes.

“A diario se presentan peleas y situaciones, porque queremos tener la mejor vía para circular. Nadie quiere dar paso o que el vehículo se le dañe en un hueco”, declaró Carlos Vargas, quien habitualmente se moviliza en moto. 

Otras personas han manifestado que han sido víctimas de accidentes. “Es común ver personas lesionadas y en el suelo. Las motos se caen porque caen en un hueco, las peleas constantes porque pasó el carro, la camioneta y sin saber que hay un hueco cayó y lavó al ciudadano que iba de paso”, manifestó el líder Torres.

EL MORICHAL conoció el caso de un joven que el pasado 30 de julio sufrió un accidente en su motocicleta, por cuenta de un gran hueco en la vía de acceso principal a Puerto Carreño. El hombre fue a parar al hospital San Juan de Dios con una herida abierta en la cabeza. Los médicos de turno diagnosticaron lesiones leves y contusiones generalizadas.

El accidente ocurrió a las 7:30 de la noche luego de un fuerte aguacero, cuando la víctima se dirigía al sector Las Granjas, una zona periurbana de Puerto Carreño. “El hueco estaba cubierto de agua, yo no recordaba muy bien esos huecos porque muy poco voy a esos lados”, declaró el joven que pidió reservar su identidad para evitar alguna represalia. “Cuando estoy pasando los huecos me confío y cojo el más grande y es donde me caigo de la moto, me golpeó la cabeza, me llevan al hospital y me cogen siete puntos. Mis brazos, piernas y cara quedaron raspados”. 

Según relató el afectado, al menos tres personas más se accidentaron esa noche en el mismo lugar. Por eso, la Alcaldía de Puerto Carreño rellenó con tierra el hueco al siguiente día. Cuando el joven quiso hacer efectivos los servicios del seguro vehicular, el inspector ocular que visitó el sitio del suceso salvó la responsabilidad de la aseguradora porque no encontró ningún bache en la vía. A él le tocó de forma particular desembolsar alrededor de tres millones de pesos para cubrir todos los gastos de salud y reparación de su motocicleta.

Vecinos del sector denunciaron que el arreglo del hueco del accidente, que tiene casi 3 metros de largo con 40 centímetros de profundidad, duró poco. Un camionero que transitaba por el sector cuando este medio de comunicación visitó la zona, dijo que ese tramo se ha convertido en “una peligrosa vía que pone en riesgo la vida de la gente”.

Los habitantes de Puerto Carreño siguen a la espera de respuestas y soluciones efectivas por parte de las entidades competentes, en aras de mejorar su calidad de vida. Han planteado la posibilidad de volver a realizar protestas pacíficas si no tienen acciones concretas frente al deteriorado estado de las vías de la capital vichadense.

Un comentario en «Vías deplorables»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *