Anciana en estado de abandono en Puerto Carreño, busca a sus familiares

Rosa Safra es una septuagenaria anciana oriunda de Mariquita (Tolima) que desde hace 15 años reside en el barrio La Primavera de Puerto Carreño. Sus vecinos han denunciado que vive en situación de abandono familiar y en un lamentable estado de salud.

“Es una señora de aproximadamente 74 años que se encuentra en condiciones precarias, en condiciones infrahumanas, ya que ella se encuentra delicada de salud, postrada en una silla de ruedas, no tiene familiares que le presten la ayuda para el aseo respectivo”, declaró un vecino que solicitó omitir su identidad.

El vecino aseguró que hasta ahora la anciana “solo recibe la alimentación por parte del Programa Adulto Mayor de la Alcaldía, pero no tiene atención permanente”.

Los vecinos de doña Rosa la vienen ayudando desde hace meses con asistencia y labores de aseo personal. También la han provisto de pañales desechables y elementos propios para la buena higiene.

Sin embargo, la preocupación de la comunidad cercana es que ellos, por sus ocupaciones diarias, no pueden asistirla de tiempo completo y manifiestan que, por la avanzada edad, la abuela permanece sola la mayor parte del día y de la noche. Los vecinos aseguran que sus problemas de salud se agudizan cada día, por lo que requiere el acompañamiento permanente de un familiar o persona que pueda ayudar ante cualquier emergencia.

Retrato de doña Rosa.

Desde el Programa del Adulto Mayor de la Alcaldía de Puerto Carreño manifestaron que vienen haciendo seguimiento al caso de doña Rosa, y en vista de que al parecer no cuenta con familiares cercanos en la ciudad, han asumido algunas responsabilidades de asistencia social y alimentaria.

“Nosotros le asistimos con la alimentación que corresponde al desayuno, almuerzo y cena. De domingo a domingo le garantizamos desde el Centro Día su buena alimentación en su propia residencia, además, una vez por semana va una trabajadora social y la enfermera, ellas hacen las visitas que hacemos en todos los barrios para velar por la atención de los adultos mayores”, dijo Morales.

La funcionaria hizo una llamado por si alguna persona conoce o es familiar de doña Rosa, “para que por favor nos apoyen con ella”. Morales detalló que “algunas personas dicen que la señora cuenta con un hijo, pero la verdad no es nada verídico”. Y agregó que “hay una persona que la apoya para recibir los cánones de arrendamientos, ya que la señora Safra tiene tres propiedades a su nombre, pero no es familiar”.

Morales solicitó a la Personería de Puerto Carreño y demás entidades hacer un seguimiento sobre los ingresos que debería percibir la anciana por el alquiler de sus propiedades y destacó la importancia de encontrar un familiar para que la apoye y garantice una vejez armónica y responsable.

“Necesitamos la colaboración máxima de la comunidad, de los medios de comunicación, para ver si logramos ponernos en contacto con alguna persona que conozca a la señora Safra o algún familiar que se pueda hacer cargo de ella a tiempo completo”, manifestó Luis Fernando Angarita, personero de Puerto Carreño.

EL MORICHAL intentó conversar con doña Rosa, pero sentada en su silla de ruedas, pronunció algunas escasas palabras. Pese a la asistencia gubernamental y de los vecinos, su estado de abandono es notable.

“Es la familia del adulto mayor la primera responsable de ellos, quiero invitarlos a que no abandonen a un adulto mayor”, dijo la coordinadora del Programa del Adulto Mayor, y aseguró que el caso de doña Rosa no es el único que se presenta en el municipio.

“Tenemos más adultos mayores que se encuentran así, donde los propios hijos no quieren hacerse cargo y los dejan a la intemperie, como quien dice, que Dios se apiade de ellos”, puntualizó la funcionaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *