Unas “berracas”

Por: Gardenia Rebolledo

Históricamente el escenario social, político, turístico, cultural y laboral ha sido ocupado en su gran mayoría por hombres, una realidad que se vive con mayor firmeza en Vichada, donde según el censo poblacional realizado en 2018 por el DANE el 53% de la población corresponde al género masculino.

Por esa razón, en este artículo, EL MORICHAL hace honor a esas mujeres vichadenses que con sus acciones han logrado sigilosamente un rol protagónico, convirtiéndose en verdaderas referentes del género para el departamento. 

El turismo sobre aguas

Anny Rodríguez Montenegro, es una de esas mujeres empoderadas que, sin miedo a mostrar la pasión por su oficio, se identifica orgullosamente como la primera mujer motorista del Vichada: “Soy motorista, me gusta el río y con eso me gano la vida”, dijo.

Rodríguez tiene 34 años de edad, nació en la inspección de Casuarito (Puerto Carreño), proviene de una familia humilde, pero llena de valores y solidaridad. Cuando apenas tenía 10 años de edad manejó por primera vez un motor fuera de borda y una embarcación en aguas del río Orinoco. Actualmente capitanea las embarcaciones de varios operadores turísticos de la zona.

En su labor desafía de manera constante el caudal del Orinoco, surcando sus raudales de más de 3 kilómetros, como el Atures, el Maipures, el Guhajibo (vía el Tuparro). “Son muchos los raudales que he cruzado desde Casuarito hasta el Guainía llevando a turista para pesca deportiva y paseos de aventuras”, indicó la motorista.

Su destreza y pericia son el resultado de más de 24 años rompiendo las aguas, lo que le ha permitido tener el respeto de muchos hombres y mujeres. Sus cálculos “matemáticos y físicos” son precisos a la hora de adentrase en las aguas turbulentas y caudalosas del Orinoco en épocas de invierno para esquivar con malicia las rocas que afloran en temporada de verano, tal como quedó registrado en un vídeo publicado por el Facebook de EL MORICHAL, el pasado 15 de febrero de 2022.

“Siempre me encomiendo a Dios y manejo con cautela, porque soy consciente de que llevo vidas humanas. En mi trabajo he conocido muchas personas, turistas extranjeros que vienen desde muy lejos, todos se van muy contentos por visitar el Vichada y también se van admirados por mi trabajo”, dijo Rodríguez.

Además de manejar en el agua toda clase embarcaciones que van desde los 8 hasta los 25 metros de largas, también conoce de mecánica en motores fuera de borda, aprendió junto a su padre, el mecánico Luis Alejandro Rodríguez. “Yo no me quedó varada”, dijo con total seguridad.

A pesar de que la conducción de embarcaciones es una tarea desarrollada en la región principalmente por hombres, Rodríguez ha destacado en su oficio. “Me siento muy orgullosa de ser mujer, mujer motorista. Nosotras las mujeres no podemos depender de nadie, solo de nosotras mismas”, dijo.

El folclore fluye a través de una criolla primavereña

Lida Rocío López Jiménez es oriunda de la inspección de Agua Verde (La Primavera). A los ocho años de edad empezó de forma emperica su trayectoria musical y en el baile del joropo. En la actualidad ejecuta varios instrumentos de la música llanera: cuatro, maracas, bandola, entre otros.

En 23 años de trayectoria musical ha recibido 32 galardones en festivales llaneros y ha compartido tarima junto a otras mujeres exponentes de la música criolla regional y nacional. “He tenido la oportunidad de compartir con mujeres grandiosas como Toñita Rodríguez, Janet Vargas, Virginia Rocha, Mercedes de Díaz, Diana Curbelo, Sara González, Dalia Santos, Andrea Mejía, Janiz González y muchas grandes artistas. Me he encontrado en festivales nacionales con otros artistas como Nancy Vargas, Walter Silva, Juan Farfán, he compartido y me han dejado gran enseñanza”, dijo López.

Desde hace 17 años vive en Puerto Carreño junto a su familia, y además de seguir activa en los festivales, se ha enfocado en la enseñanza de la música llanera para los niños y niñas del Vichada: Es instructora de canto en la Casa de la Cultura Municipal “Pedro Antonio Ipuja” de la capital vichadense.

El camino musical no ha sido fácil para la artista primavereña. En sus inicios, lograr ingresar como instructora de en alguna entidad cultural “fue duro”, ya que, según ella, era una actividad exclusiva de los hombres.

“Casi no había profesoras que representaran la expresión llanera. Las mujeres nos hemos tenido que labrar un camino prácticamente solas, para una ser folclorista hay que luchar porque no es fácil, seguimos luchando y buscando manera de que se nos abra las puertas”, dijo la instructora musical.

Para López, ser mujer cantante e instructora de música llanera “realmente se siente bonito”. Aseguró que se siente muy contenta y satisfecha de que hoy pueda compartir su talento con muchos niños y, quizás, “dejar un legado donde los niños digan: ¡Esa fue mi profesora, aprendí mucho de ella!”.

La que vocación de una indígena 

Frente a la lucha y defensa de los derechos de los pueblos indígenas de Vichada, se distingue otra mujer, de origen sikuani, nativa de la inspección de La Venturosa (Puerto Carreño), quien lleva más de 20 años empoderando a sus comunidades de los deberes y derechos ante una sociedad, que según dice, los ha discriminado, especialmente a la mujer, por su condición étnica y cultural.  

María Carreño Gaitán, es una destacada lideresa indígena que ha elevado su voz ante importantes organizaciones de carácter regional como ORPIBO, a nivel nacional formando parte de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) y actualmente dentro de red de organizaciones indígenas de Bolivia, Ecuador, Chile, Colombia, Perú y Argentina, en la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI).

“Soy coordinadora de derechos humanos en la CAOI, mi enfoque es el fortalecimiento de los derechos de las mujeres indígenas, no solamente del Vichada si no del país y el mundo entero”, manifestó. “Las mujeres no debemos sentir más miedo, debemos seguir avanzando y ocupar los espacios políticos para cambiar nuestro país”

En su accionar y liderazgo ha obtenido diversos proyectos para su pueblo. El más reciente es el proyecto es la emisora comunitaria denominada Puerto Carreño Stereo 104.3 FM, la cual, fue canalizada por ORPIBO y lleva al aire desde junio de 2021. “Fue un reto muy importante, casi cinco años de trabajo para lograrlo, lo que queremos es fortalecer la comunicación de las diferentes comunidades”, dijo Carreño, quien forma parte de la junta administrativa.

A pesar de haber recibido amenazas, la lideresa indígena seguirá luchando por los derechos de los pueblos indígenas en Puerto Carreño, y para que las mujeres tengan el espacio que les corresponde.

“Nosotras las mujeres indígenas ya debemos despertar, no debemos ser tan sumisas, esto no significa que vamos a desplazar a los hombres, a nuestros líderes o de nuestras autoridades, sino que los hombres entiendan que nosotras las mujeres tenemos voz y voto, así como la fuerza necesaria para apoyarlos en todos los procesos tengamos la igualdad de género en tomar de decisiones porque somos capaces”, puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.