Soluna planea llegar con 300 nuevos sistemas solares al departamento de Vichada

Acumen anunció hace unos días la inversión en Soluna Energia, una empresa que ofrece un servicio de energía solar para hogares rurales sin conexión a la red eléctrica en Colombia a través de kits fotovoltaicos y la metodología “pay-as-you-go” o pago por uso. Soluna será la primera compañía del sector energía del Fondo Invirtiendo para la Paz de Acumen y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), uniéndose a un portafolio de 6 empresas. Este fondo de impacto social busca invertir en empresas que desarrollan modelos de negocio para combatir los retos relacionados con la pobreza especialmente en zonas afectadas por el conflicto.

Los fondos de esta ronda de inversión le permitirán a la empresa fortalecerse y explorar nuevas áreas para continuar expandiendo su negocio en Colombia, y pontencializará la instalación de 300 sistemas solares adicionales para diferentes hogares en el departamento del Vichada. Se estima que fruto de estos esfuerzos, cientos de hogares rurales en el oriente colombiano van a tener acceso a fuentes limpias de energía que aportarán a la mitigación de los riesgos medioambientales y que mejoran la calidad de vida de sus usuarios.

En 2020, Soluna instaló 118 sistemas solares en hogares en el departamento del Vichada y en un área del país que no sólo se encuentra fuera de la red eléctrica, sino que también tiene una de las tasas de electrificación rural más bajas (por debajo del 6%).

El valor de Soluna para el sector rural

Aunque Colombia está relativamente bien electrificada, con una tasa superior al 95%, esta cifra oculta diferencias regionales. Las tasas de electrificación para las áreas rurales disminuyen al 83%, lo que significa que alrededor de 495 mil hogares no tienen acceso a la energía. Además, alrededor de 500.000 hogares tienen electricidad alimentada por generadores diésel, que son una alternativa costosa y poco confiable, en donde muy pocos tienen servicio las 24 hrs. La mayoría de los hogares que no tienen acceso a energía recurren a fuentes alternativas de energía, como velas y queroseno. La calidad de la luz producida por este tipo de fuentes es deficiente, lo que proporciona una iluminación tenue que es inadecuada para trabajar o estudiar y limita la productividad y la educación de los hogares.  Adicionalmente, estas fuentes tienen grandes impactos negativos para la salud y el medio ambiente, ya que contaminan el aire dentro de los hogares, lo cual puede provocar enfermedades pulmonares y oculares, además de ser potencialmente peligrosas y causar quemaduras e incendios.

Llegar a comunidades rurales dispersas con una red eléctrica puede resultar excesivamente costoso y logísticamente complicado para los entes gubernamentales. Las autoridades colombianas estiman que se necesitarán más de USD 2.200 millones en los próximos 4 años para lograr una cobertura total de electrificación (100%), esto sin incluir la instalación u operación de los sistemas de energía. Este elevado costo ha incentivado al gobierno nacional a buscar asociaciones público-privadas para encontrar una solución sostenible.

Soluna contribuye resolviendo esta problemática ofreciendo a los hogares diferentes niveles de servicios de sistemas solares basados en sus necesidades energéticas y capacidad de pago. Los usuarios de Soluna pagan una pequeña tarifa por adelantado para instalar el sistema de energía solar que incluye un panel solar instalado en el patio trasero o en el techo, y que se activa mediante un código único de acceso, así como una caja que contiene un banco de baterías, controlador, inversor y toda la electrónica y la instalación eléctrica necesaria para conectar una variedad de electrodomésticos y dispositivos.

Los usuarios pueden comprar códigos de acceso por hora, por día, por semana o por mes, dependiendo del tipo de servicio que deseen utilizar e ingresarlos en su medidor Colibrí, que contiene un teclado y una pantalla que indica a las familias su saldo y sus consumos diarios. La empresa conserva la propiedad de la unidad, lo que les permite cubrir las reparaciones del sistema y los reemplazos de baterías sin generar gastos adicionales a los usuarios, abaratando los costos y permitiendo que los precios para garantizar el acceso a la energía sean asequibles para las comunidades rurales del país.

Sobre la inversión en la compañía

Soluna, creada en 2019 es una empresa que procede de un joint venture entre Hybrytec e Ilumexico, dos empresas experimentadas y reconocidas que operan e instalan sistemas solares en Colombia y México, respectivamente. Con 24 años de experiencia combinada en acceso a energía solar y energía, más de 25,000 equipos solares instalados y 300 proyectos, Hybrytec e Ilumexico establecieron esta compañía capitalizando su experiencia para crear un negocio de energía rentable de última milla para llegar a áreas rurales remotas en Colombia.

“Estamos muy contentos de tener a Acumen como inversionista principal en Soluna Energía. Somos unos convencidos del poder de las empresas sociales de resolver los grandes retos de la humanidad y en Soluna trabajamos por dos de ellos: la inclusión de poblaciones campesinas e indígenas que no tienen acceso a servicios básicos y la transición a fuentes limpias de energía para combatir el cambio climático. Con esta inversión comenzamos un camino que tiene la gran ambición de llevar energía y bienestar a 50 mil familias Colombianas en los próximos 5 años”, explicó Felipe Chajin, director de Soluna Energía.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *