La deserción escolar ronda los colegios de Vichada

Alrededor de 1.403 niños, niñas y adolescentes en todo el departamento de Vichada dejaron de estudiar durante el 2022, según estadísticas de la Asociación de Educadores de Vichada (Asodevi).

La denuncia fue hecha por la presidenta de la organización sindical, Miryan González, quien detalló que, con corte al 1 de septiembre de 2022, la deserción en el departamento rondaba el 5.7 por ciento. “Es una cifra bastante alta y preocupante”, dijo González. Según la Secretaría de Educación Departamental, durante este año escolar hubo 24.364 estudiantes inscritos en los grados de 0 a 11.

La presidenta de Asodevi explicó que la deserción escolar está asociada a irregularidades en servicios como el transporte escolar o el Programa de Alimentación Escolar (PAE). “No se pudo garantizar (el transporte escolar) a nuestra población estudiantil y el hecho provocó que hubiese una gran deserción escolar”, dijo la líder sindical.

Un claro ejemplo de cómo la falta de transporte escolar contribuyó a la deserción de muchos niños lo tiene Josefina Camaricua, una indígena madre soltera con seis menores en edad escolar. “A mitad de año dejé de enviar a mi hijo de primaria a la escuela porque donde yo vivo me queda muy lejos la escuela, y no tenía cómo pagar diariamente ida y vuelta un transporte escolar”, dijo.

La presidenta del Concejo Municipal de Puerto Carreño, Neila Rosa Morales, también ha sido testigo de la situación. “En ocasiones he visitado las fincas (zona rural de Puerto Carreño) y les he preguntado a los niños ¿está estudiando? Y me responden, ¡que no!, “porque no tuvimos transporte escolar”, y sus padres no tienen moto o vehículos para llevarlos a los colegios en las grandes distancias en la ruralidad”, dijo la concejal a EL MORICHAL a inicios de este mes durante una entrevista sobre su posesión como máxima dirigente de la Corporación para el periodo 2023.

En total, los niños que dejaron de estudiar durante este año podrían llenar fácilmente las aulas de dos colegios de un tamaño similar a los que se encuentran en los principales centros poblados del departamento.   

Según la Secretaría de Educación, los motivos que provocan la deserción escolar están asociados a los efectos de la post pandemia, el retorno progresivo de la población hacia Venezuela y la crisis económica que afecta a la nación. Además, desde la cartera de Educación precisaron que las fallas en servicios como el PAE, las residencias escolares y el transporte escolar se debe a que la entidad está desfinanciada en un 67%. 

Un colegio que lucha contra la deserción escolar

Un colegio que ha sufrido la deserción escolar es el Eduardo Carranza de Puerto Carreño, especialmente con su filial rural José Celestino Mutis. Como la sede del centro educativo está ubicada a unos ocho kilómetros del casco urbano, los niños requieren del transporte escolar, sin ese servicio, a muchos les resulta imposible acudir a las aulas.

“Son 444 estudiantes que, desde el año pasado (segundo semestre 2021) no han podido asistir a su sede, teniendo en cuenta que es una institución con modalidad agropecuaria y allá es donde se encuentran los espacios para las prácticas agropecuarias”, explicó Julio César Hidalgo, rector de la institución educativa.

Según el directivo docente, para el 2021 el 39 por ciento de los estudiantes habían reprobado el año o habían desertado, situación que les permitió a los docentes y directivos tomar la decisión de implementar turnos extras para atenderlos al menos por cuatro horas, en las tardes, en la sede principal (Eduardo Carranza). La estrategia, que se pensó de manera temporal, fue implementada durante todo el 2022.

“No se les están garantizando las seis horas diarias que por ley debemos garantizarles, solamente cuatro. En un periodo estamos dejando de garantizarles cien horas, y en un año, 400 horas, de las 1.200 que deben recibir al año”, indicó Hidalgo. “A duras penas les estamos garantizando el 60% de la carga horaria”.

Sin embargo, si el otro año no funciona el transporte escolar los estudiantes del José Celestino Mutis podrían tener problemas para acceder a sus clases.  “Queremos dejar claro que el cuerpo docente y directivo de la institución no está en condición el próximo año de implementar la jornada de la tarde, por lo tanto, si no hay una solución a la vista para el 2023, vamos a tener dificultades mayores”, aseguró el rector del colegio.

Incertidumbre por el 2023

Como la comunidad educativa vichadense entendió que la falta de transporte escolar genera deserción escolar, hay incertidumbre frente a si el programa tendrá atención oportuna durante 2023, pues durante 2022 no ha funcionado un solo día, por demoras en la contratación. 

Según la Secretaría de Educación, la contratación del transporte escolar se declaró desierta en al menos dos oportunidades porque no se presentaron oferentes. “Pese a los denodados esfuerzos de la administración Departamental no hubo propuestas para cada uno de los procesos”, explicaron desde la entidad.

Para el rector Hidalgo, “la preocupación es iniciar el 2023 en las mismas circunstancias”, y recalcó que la Administración departamental debe tomar cartas en el asunto porque “no es un asunto menor”. 

“Hasta la fecha la convocatoria para la contratación del transporte escolar se declaró desierta y pues aún está incierto ese tema”, dijo a EL MORICHAL hace un par de semanas la presidenta de Asodevi.

La cartera de Educación aseguró, en un documento enviado a este medio de comunicación, que desde ya están trabajando en la contratación de los servicios de transporte escolar y PAE para el próximo año.

Un comentario en «La deserción escolar ronda los colegios de Vichada»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *