El turbulento aterrizaje de una multinacional minera en Vichada

Por: Daniel Bland
Foto: Tomada de Internet
OPINIÓN

“Una mina de oro y encima puros pobres”. Esas fueron las palabras que usó el ex candidato presidencial Rodolfo Hernández para caracterizar a Vichada en su primera y única visita al departamento en junio pasado.

¿Será que un proyecto minero de la multinacional canadiense Auxico Resources puede cambiar eso?

En dos predios en zona rural de Puerto Carreño y el resguardo Amorúa Guacamayas-Maipore que colinda con ellos, la empresa está montando un proyecto minero llamado “Colombia Industrial Sands: Vichada and Guacamayas-Maipore”.

Entre las tres propiedades asegura tener a su alcance un millón de toneladas de coltán y una docena de otros minerales de tierras raras, todos vitales para el proceso de transición energética en que está embarcado Colombia y un sin número de países en el mundo.

Según la empresa, el proyecto le va a generar unas ganancias astronómicas: unos $970.000 millones de pesos anuales (US$220 millones) y un total de US$3.900 millones de aquí al año 2040.

Tanto los predios como el resguardo están ubicados en un Área Estratégica Minera (AEM) figura creada por el gobierno colombiano en 2011 para aprovechar la existencia de minerales de interés estratégico para el país.

Según la Agencia Nacional de Minería, uno de los objetivos principales de crear los AEM fue la obtención de mejores beneficios para el Estado y las comunidades que se encuentran ahí.  Así todas las inversiones en esas áreas deben incluirplanes de gestión social en la región y contraprestaciones económicas adicionales de las regalías.

Según la Corte Constitucional, en los AEM debe haber también una estrategia de diálogo y participación ciudadana, un proceso de concertación con las autoridades locales y, cuando hay presencia de comunidades étnicas como en este caso, una consulta previa.

Así, difícil de entender cómo, sin haber protocolizado una consulta previa ante el Ministerio del Interior, Auxico pudo entregar un estudio ambiental a Corporinoquia como de hecho hizo en febrero de este año, confiado en que sea suficiente para que se le otorgue una licencia ambiental.

También, por qué, si son de interés estratégico para Colombia, hay tan poca participación colombiana en el negocio de las tierras raras y es una empresa extranjera la única en el país con un permiso otorgado por la Agencia Nacional de Minería para explotarlas.

Según el geólogo canadiense encargado de la exploración de los dos predios, el valor de lo que se tiene en las arenas al lado del río Orinoco equivale a entre 10 y 20 veces el valor de un depósito de oro de alto grado.

Gracias en gran medida a lo que va a extraer de las tierras vichadenses, Auxico espera posicionarse entre las tres mineras de tierras raras más grandes del mundo. Sin duda una muy buena noticia para sus inversionistas en Canadá, EE.UU y Europa.

Pero falta aclarar qué es lo que va a dejar a las comunidades cercanas a su operación y al departamento, pues ni la consulta previa ni el proceso de concertación se ha hecho hasta ahora.

Preocupa que a pesar de ser uno de los proyectos potencialmente más lucrativos en la historia del departamento, es tan poco lo que se sabe de las pretensiones de Auxico.

Lo que sí es claro es que producto de su proyecto minero en Vichada, la empresa tendrá recursos de sobra para jugar un papel importantísimo en el desarrollo del departamento durante los próximos años. Ojalá pueda dejar más que sacar en un departamento con tantas necesidades.

Por eso es importante que el tema sea abordado en el diálogo regional vinculante que se realizará el 8 de noviembre en Puerto Carreño. Para socializar el proyecto y discutir sus posibles impactos en las comunidades y los resguardos cercanos.

También, para asegurar que los miembros del resguardo Guacamayas-Maipore, la mayoría de ellos desplazados y viviendo en condiciones muy precarias, no queden al margen del proyecto mientras otros se aprovechan. Con semejante riqueza en sus tierras y en tierras aledañas a su resguardo eso no tiene por qué seguir así.

Un comentario en «El turbulento aterrizaje de una multinacional minera en Vichada»

  • el 7 octubre, 2022 a las 12:08 pm
    Enlace permanente

    Es de suma importancia que se modernicen los Aropuertos de Inirida que contiene un sinn número de Goteras en su cubierta, y muros llenos de humedad y baterías sanitarias en mal estado de funcionamiento , con el respeto de ustedes y de esta misma manera existen muchas otras deficiencias, a las solo manifestadas medidas de Bioseguridad

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *