Defensoría del Pueblo pide acciones para proteger a desplazados que están llegando a Vichada

La violencia desatada desde hace varias semanas en Arauca ya está produciendo temores y zozobra en la población venezolana que vive en la frontera con Colombia, pues aseguran que los enfrentamientos entre el Eln y las disidencias de las Farc se trasladaron al vecino país.

Según información verificada desde la Regional Vichada de la Defensoría del Pueblo, hasta la Inspección de Aceitico, jurisdicción de Puerto Carreño, llegaron el pasado 11 de enero seis familias venezolanas desplazadas en búsqueda de protección. Además, la Defensoría precisó que ha atendido directamente a 54 personas desplazadas que llegaron a la ciudad y otros cerca de 150 indígenas sikuani.

«Según información reportada por la comunidad, los grupos armados ilegales colombianos se están enfrentando en territorio venezolano y, por esta razón, más familias de ese país han abandonado sus casas y han huido a territorio colombiano y otras partes de Venezuela», indicó la entidad.

Ante los hechos, se desarrolló un consejo extraordinario de seguridad en Puerto Carreño en el que la Defensoría del Pueblo recordó que en marzo del año pasado emitió una alerta temprana sobre esta situación y pidió, nuevamente, acciones de las autoridades para proteger a las familias a las que les están vulnerando sus derechos a la vida, a la integridad personal, a no ser desplazado y a la libertad de residencia, entre otros.

Según el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo, “cerca de 54 venezolanos llegaron a las oficinas de la Regional Vichada en búsqueda de protección y garantía de sus derechos. Nos informaron que van a llegar más familias desplazadas porque en territorio venezolano estas organizaciones ilegales estaban reclutando adolescentes y personas que tengan hasta 30 años, diciéndoles que si no estaban de acuerdo debían desalojar sus viviendas”.

Según la Defensoría, «adelantamos la búsqueda activa de población desplazada particularmente con las comunidades indígenas sikuani y encontramos que un total de 150 personas de 30 familias desplazadas se encuentran ubicadas a las orillas del Río Meta».

El Defensor del Pueblo señaló que, al igual que en Arauca, en la comunidad fronteriza con el Vichada y los habitantes del lado venezolano persiste el temor por la confrontación entre el Eln y las disidencias de las Farc, que luchan por el control de las actividades ilegales en la región.

“Desde la Defensoría, con nuestro equipo en territorio, seguiremos brindando acompañamiento permanentemente a las comunidades que han sido desplazadas por el temor a resultar afectados por las acciones de los grupos ilegales. También hemos venido coordinando y articulando la atención humanitaria de emergencia que se les debe brindar, desde la institucionalidad del Estado y con el apoyo de la comunidad internacional, para proteger sus derechos”, agregó Carlos Camargo.

Finalmente, el Defensor del Pueblo reiteró el llamado a los grupos armados ilegales para respetar a la población civil, para que la mantengan al margen de sus actividades, para que no se recluten menores de edad y frenar toda acción que los obligue a dejar su territorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.