¿’Cabecillas’ equivocados?

En Chaparral nadie se explica cómo ni por qué tres habitantes de esa lejana inspección del municipio de Cumaribo (Vichada) resultaron acusados de ser integrantes de las disidencias de las Farc y presuntos responsables de un homicidio y extorsiones en la zona.

En el alba del pasado 18 de febrero hombres de las fuerzas armadas irrumpieron la tranquilidad del caserío para realizar la captura de Edwin Castro Vergara, Mauricio Arboleda Beltrán e Iván Darío Beltrán Rodríguez. Con esa acción –dijeron las instituciones militares, de policía y la Fiscalía-, se daba un duro golpe al frente 16 de las disidencias de las Farc, al haber capturado al primero, segundo y tercer cabecilla de la organización delincuencial.

Esa acusación de ‘cabecillas’ es lo que más llama la atención de un habitante de Chaparral, que pidió a este medio de comunicación no revelar su identidad. “Un cabecilla se la pasaría en el monte, pero ellos (los capturados) son gente trabajadora, como cualquier campesino de la región”, aseguró.

Iván Darío Beltrán Rodríguez es tío de Mauricio Arboleda Beltrán y ambos son oriundos de Chaparral. El primero, a quien las autoridades reseñan con el alias de Yerbero, pero que no es ningún alias porque es un apodo que trae desde niño, se gana la vida trabajando en lo que puede, incluso hay quienes lo reconocen como el carnicero del pueblo, pues a menudo sacrifica ganado y vende su carne. Por su parte, Mauricio, quien aparece en la prensa con el alias de Mincho, que también es su sobrenombre de toda la vida, es el mecánico y carpintero del pueblo.

Edwin Castro Vergara, que para las autoridades es alias Perico y principal cabecilla de la organización, es un exguerrillero que se desmovilizó en el marco de la firma del Acuerdo de Paz. Todas las personas consultadas por El Morichal coinciden en que desde que llegó a la inspección hace unos 4 o 5 años, se ha caracterizado por ser un hombre consagrado al trabajo. Todos en Chaparral saben que era el ayudante de Arboleda en el taller.

Según la Fiscalía, ellos tres “serían los responsables de homicidios, venta de estupefacientes y retención de embarcaciones y camiones para presionar el pago de extorsiones…de esta zona del país”.

Pero los transportadores también resultaron sorprendidos con las acusaciones y están recogiendo firmas para manifestar que ellos nunca los han extorsionado. De hecho, uno de los camioneros le aseguró a este medio de comunicación que, durante años, gracias a su taller, Mauricio les ha brindo el servicio de mecánica y soldadura. Lo mismo dijeron los lancheros, que también han firmado el documento.

A los tres hombres las autoridades les atribuyen también un homicidio ocurrido en enero de 2020 en el río Vichada, a la altura de Chaparral. Sin embargo, la familia Beltrán niega esa acusación y afirma que, incluso, Mauricio Arboleda es muy amigo de los padres de la persona que resultó asesinada.

“En los procedimientos fueron incautadas 5 armas de fuego y 3 celulares”, explicó la Fiscalía. En las imágenes suministradas por las autoridades se pueden observar siete escopetas. Sin embargo, una de las personas de Chaparral consultada por El Morichal asegura que al menos tres de esas armas no funcionan porque son muy viejas y pertenecían a gente de la inspección. “Estaban arrinconadas, prácticamente botadas en una de las casas donde cogieron a uno de esos muchachos”.

“Si hicieran una revisión se darían cuenta que aquí todo el mundo tiene mínimo una escopeta. Uno se va a pescar o de casería y se lleva su escopeta”, manifestó.

Un fiscal de la Dirección Especializada contras las Organizaciones Criminales imputó a los tres procesados, delitos como: concierto para delinquir agravado, extorsión, homicidio agravado, tentativa de homicidio agravado y porte ilegal de armas de defensa personal.

Los implicados no aceptaron los cargos y, por disposición del juez de control de garantías, fueron enviados con media de aseguramiento a un centro carcelario de Villavicencio (Meta).

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *