Preocupación por posible rebrote de COVID-19 en Puerto Carreño

Hay preocupación por un posible rebrote de COVID-19 en la capital vichadense. La Alcaldía de Puerto Carreño se vio obligada a cerrar sus instalaciones y suspender la atención presencial al público por un alto número de contagios del virus entre funcionarios de la entidad.

“Estamos tomando las medidas preventivas referente a la situación que está viviendo internamente la administración. Hemos tenido que adoptar unas medidas y enviar a los funcionarios a sus casas”, aseguró Carlos Pardo, el secretario de gobierno y gerente para la atención contra el COVID-19 en el municipio de Puerto Carreño, a EL MORICHAL.

La situación realmente es delicada. El secretario de planeación municipal, Julio Flórez, se contagió con el virus y se encuentra en estado delicado y con pronóstico reservado en el Hospital San Juan de Dios, ad portas de ingresar a la Unidad de Cuidados Intensivos. “Estamos a la espera de que evolucione satisfactoriamente al tratamiento”, dijo Pardo.

Este medio de comunicación conoció que otros dos funcionarios de la Alcaldía se encuentran hospitalizados (uno en hospitalización y otro en la unidad de cuidados intermedios) luego de sufrir complicaciones por culpa del coronavirus.

Un inminente rebrote de COVID

El funcionario también explicó que hay preocupación entre las instituciones por un posible rebrote en la capital vichadense. “Convocamos a un puesto de mando unificado (PMU) para mañana 27 en horas de la tarde con la Salud y el Hospital para evaluar este rebrote que viene evidenciándose en Puerto Carreño desde la semana pasada”, explicó.

La secretaria de salud departamental de Vichada, Margarita Guerra, dijo, al ser consultad por EL MORICHAL, que, a pesar de las constantes campañas de concientización y prevención del COVID-19 en la ciudad, se perdió la percepción del riego en la comunidad, es decir, que la población en su mayoría se relajó frente al uso del tapabocas y las medias de autocuidado.

“Hemos notado un aumento de casos que, consideramos, se debe por la baja percepción del riego frente al COVID-19, el poco uso del tapaboca, sumado a que la gente como ya no percibe el riego ha estado aglomerada y continúan los espacios públicos abiertos, donde se ingiere licor, y es una conducta repetitiva y perjudicial para los habitantes”.

Desde la Secretaría de Salud de Vichada, hacen énfasis en el autocuidado, evitar las aglomeraciones, hacer uso del lavado de manos constantes y del uso del tapaboca. “Seguiremos articulando acciones con la nueva EPS, con la Alcaldía de Puerto Carreño y continuamos con nuestras campañas de invitar a la comunidad a cuidarnos, porque el COVID no ha pasado, es una realidad y debemos seguir cuidándonos, la percepción del riesgo no debe bajar. Todos tenemos una responsabilidad con cada uno de nosotros y con nuestras familias”, indicó la funcionaria departamental.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *