Armada rescató a una pareja que estuvo cerca de tres horas a la deriva en el río Bita

La tarde de este 20 de octubre un naufragio sobre las aguas del río Bita mantuvo cautivo por casi dos horas y medias a un hombre y a una mujer de origen humilde que se destinaban a cruzar en una pequeña canoa, cuando fueron sorprendidos por un fuerte vendaval que generó altos oleajes y causó que la embarcación se volcara y quedaran a la deriva en medio del río.

“Nos disponíamos para ir a la finca donde está mi suegra, empezamos a cruzar el río en nuestra curiara y canalete, como a las 2:00 de la tarde se nos vino una brisa de frente en el río, un chubasco e hizo que se le empezara a meter el agua por la parte de adelante, todo sucedió muy rápido y cuando nos dimos cuenta nos arropó la canoa y se nos trambucó, caímos mi esposa y yo al agua” declaró a este medio de comunicación Américo Cristóbal Gil, un pescador de 52 años de edad.

En medio de la zozobra y el desespero de su compañera de travesía Marlenis Blanco, Amárico Gil, utilizó la pericia y el conocimiento aprendido sobre el río y efectuó una maniobra con la pequeña embarcación colocándola boca abajo y guardo un poco de aire dentro de ella para lograr sujetarse y mantenerse a flote, mientras llegaba algún rescate. Pero el mal tiempo persistía en la zona.

“Tuvimos que patalear y patalear mucho en el agua, me dio varios calambres, pero seguí luchando por varias horas, solo estábamos sujetados a la misericordia de Dios y a la canoa volteada que teníamos. Yo estaba muy preocupado porque la vida de mi mujer era mi responsabilidad. Yo le decía a ella, que mantuviera la calma, que no se desesperara. Ella cargaba ropa color blanco y se la quitó para amarrarlo en la punta del canalete y mostrarlo como una bandera de auxilio, para que alguien nos ayudara”, explicó el náufrago con lágrimas en sus ojos y afónico por los gritos de clamor y auxilio que había realizado.

Sobre las cinco de la tarde, funcionarios de la Brigada Número Cinco del batallón de Infantería de Marina N°51, Fuerza Naval del Oriente, recibieron una nota de voz por la red de participación cívica donde se les informaba de unas personas naufragas en medio del río Bita. Un elemento de combate y las unidades de apoyo fluvial emprendieron la búsqueda y rescate de forma inmediata.

El coronel Luis Jiménez Torres, comandante del Batallón Fluvial de Infantería de Marina N°51 explicó que “duramos en la búsqueda como 20 minutos aproximadamente hasta que escuchamos los gritos del señor Américo. Gracias a Dios, pudimos darle rescate oportuno porque se encontraban por más de dos horas náufragos y en situación de frio, ya en hipotermia”, indicó el coronel.

Así mismo, destacó que después del rescate en aguas, se procedió a trasladar a estas dos personas a tierra firme y en el Batallón se les brindó ropa seca, algunas frazadas, tinto, comida y atención médica por parte de personal de enfermería. “Tuvimos la fortuna de encontrarlos porque ya estábamos entrando a horas oscuras, se rescataron con vida y actualmente se encuentran bien de salud, también pudimos recuperar la embarcación que es donde hacen sus faenas de pesca y que Don Américo con su experiencia la supo mantener para ayudarse en la flotabilidad sobre el río ya que no cargaban chalecos salvavidas”, indicó el militar.

Américo Gil, agradeció la loable labor de los elementos de Infantería de Marina, quienes a su juicio realizaron una efectiva y rápida acción una vez que tuvieron conocimiento y le salvaron la vida a él y a su esposa, catalogándolo como un colosal rescate y un milagro divino. “Pasara mucho tiempo que me vuelva a aventurar en el río, de esto aprendí a ser prudente y a llevar siempre el chaleco salvavidas”, aseguró.

Las pérdidas materiales fueron calculadas por la humilde pareja como un mes de trabajo, ya que perdieron sus enseres, comida y sus chinchorros. Situación que los motiva a solicitar cualquier ayuda o colaboración que alguna persona de buen corazón tenga bien en brindarles.

El llamado por parte del comando fluvial, es a tener prudencia en la navegación sobre el río, verificar las condiciones meteorológicas (no salir con mal tiempo), revisar sus embarcaciones constantemente, usar siempre sus chalecos salvavidas y no confiarse de la experiencia en la navegación, son algunas de las recomendaciones para evitar situación que puedan terminar en tragedias que lamentar.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *