La lucha del sector cultural por sobrevivir, en el marco de la pandemia

Muchos han sido los sectores sociales y económicos que se vieron afectados por la crisis de la emergencia sanitaria del Covid-19. Las escuelas o centros destinados a formar en actividad física, deporte, danza, recreación y hábitos de vida saludable, también sufrieron el embate restrictivo del coronavirus.

Según la más reciente caracterización realizada por la Secretaría de Cultura Departamental, en Vichada existen aproximadamente 308 artistas, creadores y/o gestores, algunos hacen vida de forma independiente y otros están vinculados a la administración municipal y departamental. Así como, las academias de formación artística, cultural y deportiva, en su mayoría privadas.

Al inicio de la pandemia, la gran mayoría de las escuelas culturales y deportivas de la capital vichadense, se vieron en la penosa necesidad de cerrar sus puertas, en aras de cuidar la salud de sus instructores, asistentes, alumnos, padre de familia y de todos los que acompañan la formación. Algunas, hasta entregaron los locales que disponían en arriendo para realizar sus enseñanzas ya que no generaban los suficientes ingresos económicos para cumplir con los compromisos para el mantenimiento de sus escuelas de formación.

Una de los centros de formación artística y cultural afectada fue “A Punta é Soga”, el cual, lleva más de tres años rescatando los valores culturales de la zona y formando talentos en danza llanera, típico de la región vichadense. Antes del surgimiento de la emergencia sanitarias provocada por el Covid-19 contaba con más de 100 alumnos de todas las edades, pero ahora solo cuentan con 20 alumnos en la modalidad presencial, implementando todos los protocolos de bioseguridad.

El representante y director de “A punta é soga”, Francisco Javier Higuita, lamentó que no tuvo apoyo económico para mitigar la crisis ya que la academia solo se sostenía con el aporte mensual de cada alumno. “Tuvimos que cerrar… no recibimos ninguna ayuda del Gobierno, ni de las instituciones para poder sobrellevar la crisis. Hemos mitigado un poco la situación con ayuda de algunos familiares que nos han colaborado, pero nada más”, declaró Higuita a EL MORICHAL.

Otra escuela, que sufrió la austeridad económica fue la academia de actividad física musicalizada “Muévete Carreño”, que desde el 2017, viene aportado a la sociedad local en cambios y hábitos de vida saludable a través de los ejercicios físicos, danza moderna contemporánea, swing latino y urbano, actividades deportivas en conjunto, artes escénicas, entre otras.

“Fueron momentos muy duros, donde la situación económica y psicológica nos hacía mucha presión. Nunca tuvimos ayuda de nadie, ni un solo mercado como ayuda del Gobierno. Sin embargo, con la pandemia aprendimos varias cosas importantes, una de ellas a reinventarnos, a evolucionar como deportista y como artista, a buscar otros métodos para poder llegar a la gente”, explicó su director Franyer Niño.

Durante los meses de junio y julio el Ministerio de Cultura realizó una convocatoria a nivel nacional con estímulos económicos, dirigido a las personas naturales y jurídicas dedicadas al ramo cultural, para hacer frente a la emergencia sanitaria de la pandemia. Desde la Coordinación de Cultura Departamental destacaron que, para este llamado se realizó el acompañamiento y seguimiento a objeto de incorporar a los artistas, creadores y gestores culturales de la región.

En Vichada, 30 artistas (26 fueron personas naturales) lograron acceder a un incentivo económico por $ 1.500.000. Además, 4 asociaciones culturales legalmente constituidas recibieron $11.000.000 cada una. Los beneficiarios están distribuidos de la siguiente manera: 2 corresponden al municipio de Cumaribo, 6 a La primavera, 2 a Santa Rosalía y 16 a Puerto Carreño.

“Los representantes de las escuelas de formación que no quedaron en la convocatoria que realizó el Ministerio de Cultura, están haciendo parte de la convocatoria con recursos del Impuesto Nacional al Consumo (INC) para Artistas, Creadores y/o Gestores Culturales a nivel nacional, serán acreedores, no como asociación sino como artistas, junto a 297 vichadenses más que son ganadores y están próximos a recibir un incentivo de $460.000 cada uno”, declaró Indira Mejía, coordinadora de cultura departamental de Vichada

Pero, para estas academias culturales, el emprendimiento no cesa y en medio de la pandemia han optado por al uso de la tecnología, uniéndose a la era de la virtualidad. Crearon nuevas estrategias donde ofrecen clases virtuales, ensayos, pasos y técnicas de danza para sus alumnos, logrando apalear la dura situación económica que atraviesan.

Con la reapertura comercial y el asilamiento selectivo que empezó a regir a nivel nacional a partir del 1 de septiembre y frente al incremento de casos de Covid-19 en la capital de Vichada, el llamado de los formadores y representantes de estas academias culturales esa seguir manteniendo aún más el autocuidado y las medidas de bioseguridad para la realización de actividades al aire libre, deportivas y recreativas.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *