Con medida cautelar buscan proteger territorio indígena La Parcialidad – La Mayera en Puerto Carreño

Ante el constante riesgo de afectación territorial, por la presencia de grupos al margen de la ley, que padecen las 13 familias pertenecientes a los pueblos Sikuani y Amorúa, la Unidad de Restitución de Tierras (URT) solicitó ante la autoridad judicial competente la adopción de medidas cautelares para proteger las 1.170 hectáreas y 9.023 metros cuadrados que conforman el territorio ancestral ubicado en la vereda El Porvenir de Puerto Carreño, Vichada.

Wilson Leyton, director territorial de la Unidad de Restitución en Meta indicó que “con la medida radicada en un Juzgado Especializado en Restitución de Tierras del Circuito de Villavicencio, pretendemos que se ordene a las entidades del orden nacional y departamental, la adopción de acciones eficaces y oportunas para detener las afectaciones que esta comunidad afronta por abandono del territorio ancestral, tan necesarias para la protección de los derechos territoriales de la comunidad indígena”.

La caracterización de la población que compone La Parcialidad- La Mayera ha variado desde que se produjo el desplazamiento forzado en el 2008. En aquel momento en el territorio habitaban 27 familias de dos comunidades: La Mayera y Santa Rosalía, las cuales en su totalidad fueron obligadas a abandonar su territorio.

Algunas de ellas migraron hacia Venezuela y el resto se quedó en el municipio de Puerto Carreño. La Unidad constató que actualmente hay 163 personas que componen 13 familias, de las cuales cuatro son de la comunidad de Santa Rosalía y nueve de La Mayera.

La URT precisa que evidenció que el escenario de riesgo para La parcialidad- La Mayera, producto de las acciones violentas adelantadas por las FARC y las Autodefensas, así como la inseguridad jurídica de su territorio por la falta titulación de sus tierras ha afectado seriamente los derechos fundamentales de la comunidad a la seguridad jurídica del territorio, al uso y posesión del territorio indígena, a la seguridad alimentaria  y a la libre circulación.

Finalmente, el director Leyton reiteró el compromiso de la Unidad de Restitución de Tierras de continuar trabajando por lograr el goce efectivo de los derechos y la reparación integral a las comunidades indígenas de la Orinoquía colombiana.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *