Enfrentamiento y represalias, la compleja situación de un resguardo indígena en Puerto Carreño

Foto: En la imágen los indígenas de la comunidad Chaparral, junto al capturado.

Indígenas del resguardo Caño Mesetas Dagua, ubicado a escasos kilómetros de la inspección de Casuarito (Puerto Carreño, Vicada), fue objeto de una irrupción en su territorio, por 10 hombres con armas de fuego que ingresaron en horas de la madrugada del pasado 22 de mayo.

Según denuncia la Asociación de Cabildos y Autoridades Indígenas del Vichada y Orinoco (ORPIBO), los intrusos arremetieron de forma violenta en contra de los integrantes de la comunidad de Chaparral. Situación que generó un enfrentamiento y dejó al capitán indígena herido por arma de fuego. En medio de la conmoción, habitantes de la comunidad capturaron a uno de los agresores y lo dejaron a disposición de las autoridades competentes.

Al parecer el objetivo de incursión era llevarse a uno de los habitantes de la comunidad, denunció la ORPIBO. “Estas personas dispararon indiscriminadamente contra la comunidad con armas largas tipo fusil, mini Uzi y pistolas, afectando la infraestructura de nuestra escuela y la fachada de varias viviendas y generando una situación de terror en nuestros niños y la comunidad”, asegura la asociación indígena.

Los guardias indígenas del resguardo hicieron frente a la embestida con sus flechas y arcos, logrando la captura o retención de uno de los perpetradores para la posterior entrega a las autoridades de policía. “El delincuente portaba una pistola, 2 proveedores, 17 municiones de fusil, un celular y documentos que lo identificaban como reinsertado del grupo armado de los `Gaitanistas`, el cual fue entregado por la guardia indígena a la Policía Nacional y al CTI”, explicaron desde la ORPIBO.

En el suceso, el capitán de la comunidad fue herido en la pierna derecha, por lo que fue remitido de urgencia a la ciudad de Villavicencio (Meta).

EL MORICHAL logró establecer que la persona retenida en el incidente, fue judicializada por la Fiscalía, pero solo le dictaron medida de aseguramiento domiciliaria, por el delito de porte ilegal de arma de fuego.

El episodio ha generado preocupación en la comunidad. Temen que, por la captura y judicialización de uno de los delincuentes, sus secuaces tomen represalias en contra de los habitantes del resguardo o su gobernador.

Frente a la situación, la Defensoría del Pueblo regional Vichada, a través del Sistema de Alertas Tempranas, emitió oficios a la institucionalidad local, pidiendo protección para este resguardo indígena. Según la Policía de Vichada, ellos están prestos a realizar el acompañamiento del esquema de seguridad cuando las autoridades indígenas lo requieran.

Como una manera de hacer minimizar el riesgo, los indígenas anunciaron un toque de queda en el resguardo. “Hacemos saber a todos los interesados en transitar por la vía pública que pasa por nuestro resguardo Caño Meseta Dagua, la guardia indígena y sus autoridades toman el acuerdo toque de queda dentro del territorio a partir de las 6:00pm a 6:00am, esto con el fin de llevar el control territorial”, indicó la ORPIBO.

Temen un nuevo desplazamiento

Desde la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) aseguraron que no es la primera vez que se presentan este tipo de situaciones. El pasado 08 de mayo, cerca de ese resguardo fue aprendido por las fuerzas militares y de policía un líder del grupo de alias “Korea”.

Desde la comunidad de Chaparral lamentan que a raíz del suceso del pasado 22 de mayo se pueda producir nuevamente el desplazamiento forzado que sufrieron hace más de 20 años, por el hostigamiento y persecución de los grupos armados al margen de la ley.

Desde la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) Y ORPIBO, hacen el llamado urgente al Gobierno nacional y a los organismos de derechos humanos para que “no nos dejen solos en este momento, pedimos se revisen los hechos que están aconteciendo en nuestra comunidad y nos acompañen en la protección de nuestra vida, paz y territorio”.

Desde las organizaciones indígenas han sido enfáticos en decir que “Pexanai liwaisi paxainaji apo panajamatabi xainaeni pebisia liwaisi (cuenten con nosotros para la paz nunca para la guerra)”.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *