El legado del primer gobernador de elección popular en Vichada

Álvaro Londoño Aristizábal, nació el 24 de febrero de 1956, era oriundo de la ciudad de Armenia (Quindío), estudió licenciatura en educación y llegó al Vichada para trabajar como docente por una convocatoria nacional que había ganado. Con el pasar de los años formó familia y en octubre del 1994 se erigió como gobernador del Vichada. Con gran representatividad social, fue el primer gobernador elegido por voto popular en la época del 1995 al 1997 y falleció a sus 64 años de edad, el 26 de abril de 2020.

Foto: El ex gobernador Álvaro Londoño junto a su hijo Mauricio. (Archivo particular).

Sus aspiraciones políticas iniciaron en el año 1989, inspiradas en el bien común y en una sociedad más justa, lo que lo motivó a postular su nombre a la alcaldía de Puerto Carreño en las elecciones del año 1990, abanderado por el Partido Liberal. En esa oportunidad su adversario político Miguel Torres, resultó victorioso por una estrecha diferencia de 70 votos.

Para el año 1991 cuando se aprueba la nueva Constitución, todas las comisarías e intendencias del territorio nacional pasan a ser departamento. Por ende, Vichada, se propone a elegir por votación popular al gobernador en el año 1994. Esta oportunidad fue aprovechada por Álvaro Londoño Aristizábal, quien resultó electo para regir el destino de los vichadenses durante tres años.

Foto: Álvaro Londoño junto a su familia en su último cumpleaños. (Archivoparticular).

A su administración se le atribuyen grandes obras de infraestructura como escuelas, viviendas, parques, el polideportivo INDER y la sede de la actual gobernación del Vichada. Fue el gobernador que decidió pasar de la pista de tierra a pavimentada en el aeropuerto de Puerto Carreño y viabilizó proyectos de electrificación con el objetivo de impulsar el comercio, la producción del campo y la pesca.

Quizá uno de sus mayores logros fue darle vida al municipio de Cumaribo, que en su momento estaba compuesto por los corregimientos departamentales de Santa Rita, José de Ocuné y Cumaribo. Bajo su mandato también se creó la Secretaría de Educación Departamental.

Foto: Álvaro Londoño. (Archivo particular).

“Mi padre fue un visionario en el tema político y social. Se enamoró de la gente del Vichada y su deseo siempre fue ayudar a los demás. Cuando gobernó, hasta los pescadores tenían acceso a un contrato, a un trabajo, siempre dijo que los recursos de Vichada deben ser para su gente. Mi padre me inculcó esa lucha social, el trabajo honesto y el sentido humano. Fue mi ejemplo para llegar a ser alcalde de Puerto Carreño de 2012 al 2015 y, siempre me dijo que quería morir en estas tierras” manifestó Mauricio Londoño, hijo del ex gobernador.

Pero su vida social y trasegar político tuvo infortunios, uno de ellos le costó su libertad, al ser acusado por lo delitos de peculado por apropiación y celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales. Pagó una condena que para muchos de sus seguidores y afectos, fue injusta.  

Para algunos habitantes de Puerto Carreño, el recordado Londoño Aristizábal (Q.E.P.D) en su cargo de Gobernador en el período 95 al 97, forjó con tesón y sentó las primeras líneas políticas y sociales de la historia del departamento de Vichada y a pesar que solo era un hijo adoptivo de estas tierras orientales colombianas, dedicó gran parte de su vida a mejorar las condiciones de su gente.

Álvaro o “Alvarito” como era conocido entre sus familiares y amigos, se caracterizó por ser un hombre dado al servicio del pueblo. Así lo mencionó a EL MORICHAL el profesor Gabriel Salcedo. “Para quienes tuvimos la fortuna de compartir con él, en lo profesional, personal y laboral podemos afirmar que era un personaje abierto al diálogo, a la concertación, al reconocimiento comunitario. Un hombre netamente humanista donde la educación siempre fue su pilar, su bandera; el magisterio a través de la capacitación de los docentes la convirtió en la herramienta más importante para transformar una sociedad buscando un desarrollo integral y productivo”, indicó Salcedo.

Según relata su colega educador, “Álvaro, amó estas tierras y le entregó toda su vida profesional y personal, hoy los vichadenses lo recordamos con cariño, admiración y gratitud, conscientes que su legado es muy importante para ser difundido a las nuevas generaciones, se le recuerda como el mejor gobernador en la historia del Vichada” dijo Salcedo Duarte.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *