La triste historia de Fernando, el guainiano que se contagió de Covid-19 en Manizales

Fernando, un universitario de Guainía que reside en la ciudad de Manizales (Caldas), es el primer caso conocido de contagio de covid-19 en un guainiano fuera del departamento. EL MORICHAL habló con él, esta es su historia.

Hace cuatro días las pruebas de laboratorio que le hicieron de Covid-19, dieron positivo. Y por orden inmediata fue puesto en aislamiento e inició el proceso total de tratamiento. Fernando dice que está un poco estable, pero con mucho dolor. “Me están aplicando los medicamentos, me han hecho muchas medicinas naturales y constantemente tengo la atención médica. Me hago baños con agua caliente y es como si me estuvieran acuchillando el cuerpo”, explica con voz de desaliento.

Además, asegura que en las noches no puede dormir, se queda sin aire, tiene tos seca y la diarrea es constante. Tiene que estar muy bien abrigado porque le da mucha fiebre. Dice que está aislado desde hace cuatro días y que después de ocho días, si su estado empeora, lo llevarían a una UCI. Por ahora le dieron un respirador manual para cuando se complique.  Una enfermera y el personal médico lo visitan a ciertas horas del día para aplicarle medicamentos y tomar su temperatura. 

“Yo al principio no creía mucho en esto, por eso le digo a la gente que se cuiden, que acaten las recomendaciones, que salgan solo cuando se necesario. Por ejemplo, yo salía solo a trabajar y me contagié con una persona del trabajo que venía de Medellín. A esa personal le hicieron los exámenes y le dio negativo y 15 días después se agravó. Fueron tres personas que nos contagiamos y gracias a la capacidad hospitalaria que tiene Manizales, que es muy amplia, seguimos recuperándonos”, argumenta el hijo del Guainía que hoy es víctima de la pandemia.

Fernando tiene 20 años de edad, salió de Inírida hace tres meses aproximadamente en busca de nuevas oportunidades, y mientras retomaba sus estudios de Derecho, laboraba en un Call Center. Allí se contagió.

Ahora está aislado, solo en una habitación de una residencia estudiantil. Una amiga suya manizalita es la única persona que lo ayuda allá y está pendiente, pues la empresa solo se ha hecho cargo del servicio de salud, pero no de sus alimentos.

Fernando dice que cualquier ayuda que la comunidad que le puedan brindar, la agradecería mucho porque está sin trabajo y con muy poca movilidad. Bajo su autorización compartimos su número de celular por si lo pueden asistir con alguna ayuda: 3186344539.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *