Monseñor Francisco Ceballos se va de Puerto Carreño, pero deja un legado de esperanza y solidaridad

Hace unos días Monseñor Francisco Antonio Ceballos Escobar, actual obispo del Vicariato de Puerto Carreño (Vichada), recibió una noticia del Vaticano. El Papa Francisco le encomendó continuar la misión católica como máximo representante en la diócesis de Riohacha en el departamento de la Guajira.

Monseñor Ceballos le dijo a EL MORICHAL que “me voy con la nostalgia de Vichada, de su gente maravillosa, de los fieles, de los sacerdotes y demás colaboradores de la santa iglesia. Vichada, ha sido mi escuela”.

La historia de Monseñor Francisco Antonio Ceballos en Vichada se remonta al año 2008 cuando llegó a Puerto Carreño a administrar el Vicariato, y dos años después fue nombrado obispo. “Hoy puedo decir que he aprendido mucho, el pueblo me ha enseñado a ser obispo, al igual que los sacerdotes. Pienso que me voy con una madurez, aunque no suficiente, sí adecuada para poder regir los destinos pastorales de una diócesis tan exigente como lo es La Guajira”, precisó el sacerdote.

Durante los 12 años de Monseñor Ceballos al frente del Vicariato Apostólico de Puerto Carreño, la Iglesia avanzó en la construcción de estructuras físicas para la evangelización y consolidó las estructuras pastorales con mayor presencia sacerdotal.

En su paso por la tierra del sol que alumbra a Colombia, Monseñor Ceballos Escobar aprendió a conocer la realidad que vive el departamento, por eso deja un mensaje a todos los dirigentes. “Deben seguir trabajando por el Vichada, no deben lucrarse de sus recursos, no hacer de la política un fortín. Este departamento necesita y exige gobernantes excelentes que busquen el bien común y junto a la población se debe trabajar con empeño, con responsabilidad por el crecimiento del departamento”, fueron las palabras del nuncio apostólico.

La misión encomendada en tierras guajiras “es un desafío pastoral fuerte”, dice Monseñor Ceballos. Sin embargo, considera ventajosa las similitudes entre Riohacha y Puerto Carreño ya que ambas poseen un contexto indígena, niños en situación de pobreza y desnutrición y los problemas migratorios que se extienden a lo largo de la  frontera colombo venezolana.

Para el mes de junio, posiblemente, Monseñor Ceballos estaría asumiendo funciones en el norte del país; el Vicariato Apostólico de Puerto Carreño quedaría a merced de Monseñor Raúl Alfonso Carrillo Martínez, obispo actual de Puerto Gaitán (Meta), mientras el máximo jerarca de la iglesia envía noticias nuevamente desde el Vaticano nombrando un obispo en propiedad.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *