Niños de la ‘Invasión’ en Inírida, celebran el Día Nacional de los Derechos Humanos

El 9 de septiembre de 2019, coordinadas por la Pastoral Social de Inírida, se reunieron algunas entidades de la ciudad para llevar una tarde de alegría a niños, niñas y adolescentes del sector de El Poblado, en una de las ocupaciones de hecho de la capital del Guainía.

En momentos donde pasamos de un año muy tranquilo, con los hospitales militares sin heridos a causa de la guerra, con las elecciones presidenciales, de Senado y Cámara de Representantes sin hechos de violencia significativos, al rearme de un pequeño grupo de personas que hacían parte de las extinguidas FARC-EP, a las múltiples amenazas a líderes políticos, campesinos, indígenas, afros, etc., asesinatos de candidatos, amenazas de guerra con el vecino país de Venezuela; es cada vez más importante la defensa de los Derechos Humanos –DD.HH-, y para ello es muy importante conocerlos.

Para la Orinoquía colombiana y el resto del país, se trata de adoptar nuevos valores, de abrazar formas pacíficas como única vía para solucionar las situaciones que, a diario, se presentan en la familia, el trabajo, el estudio, la escuela, la junta de acción comunal, el transporte o la vereda. Se trata de respetar el más básico derecho a la vida, de no agredir a los demás, de alcanzar niveles de entendimiento que nos permitan convivir en la diversidad.

Es así como esta pregunta y respuesta de Eleanor Roosevelt, recoge un significado verdaderamente importante: “¿dónde empiezan los derechos humanos universales? En pequeños lugares, cerca de casa; en lugares tan próximos y tan pequeños que no aparecen en ningún mapa. (…) Si esos derechos no significan nada en estos lugares, tampoco significan nada en ninguna otra parte. Sin una acción ciudadana coordinada para defenderlos en nuestro entorno, nuestra voluntad de progreso en el resto del mundo será en vano”.

Pues fue tratando de llevar los Derechos Humanos a esos pequeños lugares que se unieron, la Pastoral Social, la Defensoría del Pueblo y la Policía de Infancia y Adolescencia, para llevar alegría a los niños del sector de El Poblado; los niños tuvieron una tarde de risas, juegos y diversión, donde con sus manos pintaron el significado de la paz para cada uno de ellos.

Camila López, quien coordinó la jornada con la Pastoral Social dijo: “es muy importante que los niños conozcan sus derechos, que puedan saber cuándo no se los están respetando… por medio del juego y el arte pueden aprenderlos más fácil y en eso se enfocó la actividad”.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *