[Publirreportaje] “Yo puedo hacer historia para trabajar por el desarrollo de Cumaribo”: Rafael Rincón

Rafael Rincón es muy joven. Tienen apenas 29 años pero se conoce como pocos todos los rincones del municipio de Cuamribo. Incluso, gracias al trabajo organizativo con ACATISEMA, ha recorrido varias veces cada una de las comunidades de la Selva de Matavén. Una situación que le ha permitido conocer de primera mano las problemáticas de la región. Por eso, podría ser hoy el candidato mejor preparado para asumir la administración del municipio más grande del departamento de Vichada.

‘Rafa’, como le dicen popularmente, es hijo de un médico tradicional (Chamán) y una ama de casa. Nació en la comunidad de Checa del sector Bajo Río Vichada Dos, del resguardo Selva de Matavén.  Allí estudió hasta cuarto de primaria, luego, cursó hasta el grado 9 en el extinto Centro Educativo Achacara. Finalmente, hizo décimo en el internado de Santa Teresita del Tuparro y se graduó en 2005 del Sagrado Corazón de Jesús, ubicado en el casco urbano de Cumaribo. En la actualidad, cursa el noveno semestre de una licenciatura en Etnoeducación con énfasis en ciencias sociales en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín.

Desde 2009, Rafael Rincón se ha dedicado al tema organizativo en la Asociación de Cabildos y Autoridades Tradicionales Indígenas de la Selva de Matavén (Acatisema). “Mi experiencia social ha sido siempre en lo organizativo. Fui secretario auxiliar de ACATISEMA, fui cabildo del Bajo Río Vichada Dos en 2014 – 2015”, dice Rincón, quien además aspiró a ser representante legal de ACATISEMA pero resultó electo como secretario general, cargo al que renunció para aspirar a la Alcaldía de Cumaribo, con el aval de buena parte de las Autoridades indígenas de su resguardo.

Para ‘Rafa’, ser líder indígena es una tarea difícil. “Desde el momento que uno desempeña el papel como líder a uno lo critican. De 10 favores que uno haga, si usted no hace uno, ya es malo”. Y agrega que las críticas han servido para fortalecer esa labor enfocada a la comunidad. “Como líder, no es fácil dejar la familia o la tranquilidad de la casa para ir a reuniones a gestionar fuera del municipio, es una tarea que pocos reconocen”, argumenta Rincón.

Pese a esas realidades, Rafael está dispuesto a iniciar su carrera política desde la Alcaldía de Cumaribo. De hecho, él es consciente de que se está creando una fuerza política independiente a los partidos políticos tradicionales. “Es un proyecto pensado no solo para la administración de Cumaribo sino de los espacios políticos que se vienen más adelante”, explica.

Rafael Rincón está seguro de ser la persona que más conoce las necesidades del municipio porque lo ha recorrido en su totalidad. “Yo puedo hacer historia para trabajar por el desarrollo de Cumaribo. Nadie me puede decir a mí que es ser un cabildo, qué necesita un cabildo, cómo vive una comunidad, porque yo lo conozco. Conozco bien las necesidades desde la bases, he ido a todas la comunidades, resguardos y veredas”, argumenta. Por eso, quiere trabajar directamente, de manera articulada, con las juntas de acción comunal, porque los presidentes de junta también son conocedores de las necesidades de cada vereda.

Bajo la administración de Rafael el recurso humano será primordial. “Los profesionales que vayan a trabajar en la alcaldía deben ser del municipio o en su defecto del Departamento. Mejor dicho, el gabinete tiene que ser gente de Cumaribo. Si un profesional de Cumaribo está trabajando conmigo, pues también siente y sabe las necesidades de mismo pueblo”, dice con total convencimiento.

Hace poco, un lugar del municipio de Cumaribo de difícil acceso marcó la vida de Rafael. “Fui a ‘Siare’, en el límite con el (departamento) del Meta, es la comunidad más abandonada de Cumaribo, queda entre la mitad de Barrancominas y san José del Guaviare. Allá hay mesa de votación. Tiene 500 habitantes y no tiene puesto de salud, los salones de la escuelita en pésimas condiciones. En los últimos meses han muerto tres personas, probablemente por dengue. Lo primero que haría como alcalde es habilitar un puesto de salud o una inspección. Hacer que exista presencia institucional allá”, relata Rincón.

Contrario a lo que muchos pueden llegar a pensar, para Rafa la edad no es proporcional a la capacidad de una persona para dirigir un municipio. “Los alcaldes que ha tenido Cumaribo, han sido mayores y vea como han administrado”. Además, “si uno de joven ha demostrado que es capaz, que es correcto y que quiere administrar, lo hace”, concluye Rafael Rincón.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *