¿Qué ha pasado con la ambulancia de Inírida?

Desde hace quince días la ambulancia que venía prestando el servicio en el Hospital Manuel Elkin Patarroyo de la ciudad de Inírida, ha dejado de funcionar; algunos usuarios se han quejado en redes sociales, su descontento se presenta porque la ambulancia que suple a la que sufrió el daño, en palabras de los usuarios, “no está en óptimas condiciones”.

Elvia Ariza, una habitante de la capital del Guainía, dice que “en ocasiones se llama a la ambulancia y tarde cuarenta minutos o una hora en llegar y en una urgencia los minutos hacen la diferencia entre la vida y la muerte, también, si la ambulancia no cuenta con todo lo necesario para la atención del paciente”.

Frente a las denuncias, Carlos Eric Azcarate Vázquez, Secretario de Salud del departamento del Guainía dice que “la ambulancia fue entregada al hospital en el año 2016, llevaba cuatro años funcionando de la mejor manera”.

Se trata de una ambulancia tipo TAP –Transporte Asistencial Básico-, con motor y sistema de revisión computarizado y todo lo necesario para atender a los pacientes en cualquier situación; “desde que llegó al hospital esa ambulancia ha funcionado veinticuatro siete”, explica Azcarate.

Al no existir en Inírida un taller de mantenimiento de automotores que cuente con los equipos necesarios para la revisión de un carro con sistema computarizado, los mecánicos decidieron hacerlo de manera manual, al ensayo y error, sin embargo, no hallaron el daño pronto, solo hasta bajar parte del motor notaron que los inyectores estaban algo oxidados, por lo cual, tocó desmontarlos y enviarlos a Bogotá para limpiarlos o definitivamente cambiarlos.

No obstante, mientras esta ambulancia ha estado fuera de servicio, el hospital no ha dejado de prestar el servicio, lo ha hecho con el apoyo de las ambulancias de las fuerzas armadas y de policía o en su defecto con la ambulancia que existía antes de llegar la que está en el taller.

El secretario Azcarate informa que desde la administración departamental, se empezará a realizar la gestión necesaria para poder entregar al hospital una nueva ambulancia, porque acepta que la población del municipio se ha incrementado y existen ocasiones donde se hace pertinente contar con otro vehículo ambulatorio, además, el uso sin descanso del mismo vehículo no permite que se le hagan los oportunos mantenimientos al existente; “de tener dos ambulancias tendríamos la posibilidad de crear una especie de ‘pico y placa’ y así no desgastar todo el tiempo una sola ambulancia”.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *