El marañón de Vichada en la alta cocina de Bogotá

Por: Leydis Serpa Arteaga

Llegue al WOK que queda más cerca de mi casa faltando pocos minutos para las nueve de la noche. Llevaba mucha hambre y pensé que por la hora habría poca gente en el lugar. ¡Mentira! Estaba a reventar, seguro por ser sábado.

Mientras hacía la fila que habitualmente presenta la sucursal de este restaurante de comida asiática del centro comercial Titán Plaza, revise la revista que funge de carta, buscando el plato que venía a probar, que no sabía concretamente cual era, pero sí o sí debía llevar almendra de marañón entre sus ingredientes.

 

En esta oportunidad mi obsesión con el marañón se debe a que el WOK es uno de los pocos restaurantes en el país que incluye este ingrediente en sus platos. Además, buena parte de esta materia prima, proviene del departamento de Vichada (departamento productor de almendra de marañón en Colombia) y otro poco lo importan de Brasil.

De hecho, en una reseña que se puede leer en la revista-carta de WOK, dice que “a través de los años nos hemos encontrado con pequeñas comunidades de agricultores que nos proveen ingredientes de calidad y con quienes hemos explorado el cultivo local de ingredientes de Asia, aprovechando la coincidencia de latitud entre Colombia y sudeste asiático”.

En una conversación posterior Simón Vieria, director de sostenibilidad de WOK, me explicaría que “la fruta de marañón no la utilizamos, hemos tratado de usarla, pero no hemos logrado introducirla muy bien, en cambio la nuez es lo que tiene realmente el valor comercial. La nuez de marañón es ampliamente conocido en el mundo y es un sabor que gusta mucho” asegura Vieria.

Hace aproximadamente 10 años la cadena de restaurantes empezó a usar la nuez de marañón, ya que debido a su temática, la comida asiática contiene esta semilla en buena parte de sus recetas.

Luego de pasar todas las hojas de la carta, debía escoger entre ensaladas como Pomelo Thai, Asian Slaw, Setas Thai; o platos como el Stir Fry de Arroz Integral, Pollo con Ensalada de Mango, Pollo con Marañon, Nasi Goreng; incluso postres como Bowl de Asaí que también incluye la almendra.

Al final, me decidí por el Pollo con Ensalada de Mango, por una simple razón. Con este plato me sentiría como en Puerto Carreño, tierra del mango y el marañón. Así fue. Con los palillos chinos degusté una a una las almendras de ese fruto que abunda en las sabanas de Vichada y Guainía. El mango fue otra experiencia sensorial que me remitió a esos meses de abril y marzo cuando las calles de los pueblos se llenan de frutos que se pudren en el suelo porque no hay quien se los coma.

De bebida, opte por pedir una botella de agua marca WOK, que también es proveniente del departamento de Vichada. Tal y como dice su etiqueta, es envasada en su fuente de origen en el Centro Experimental Las Gaviotas, en la vereda El Progreso, del municipio de Cumaribo.

Después, de hora y media en el restaurante salí satisfecha de haber consumido productos de la región en uno de los restaurantes más importantes de la alta cocina en Bogotá.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *