Habitantes de invasión en Inírida, entre la esperanza y el desespero

Los habitantes de una gran invasión ubicada en Inírida están desesperados con la situación en la que se encuentran. La falta de electricidad hace que cada día el sector se vea inmerso en la inseguridad, al punto que, como lo dicen algunos de los habitantes, se han presentado violaciones, atracos, intento de rapto a menores; todo por la escasez de luz que rodea las noches oscuras de los barrios Cinco de Diciembre, El Poblado, Jardín y Casa Blanca.

Esta gran invasión, u ocupación de hecho, se ubica en un predio propiedad de la Gobernación de Guainía, hacia las afueras de Inírida, alrededor de la vía que va hacia la comunidad de El Coco. Poco a poco hasta el asentamiento han ido llegando familias enteras desde hace unos cinco años, ya hoy suman centenares de viviendas. De hecho, un líder del barrio Jardín se atrevió a asegurarle a EL MORICHAL que en ese sector pueden vivir unas 4.000 personas.

Y para avanzar en la posible legalización y escuchar las problemáticas que afrontan los ciudadanos de Casa Blanca, instituciones como la Gobernación de Guainía, la Alcaldía de Inírida, Defensoría y Procuraduría regionales, la policía, EMELCE, entre otras, junto a representantes de la comunidad se reunieron el pasado 25 de enero en las instalaciones del ICBF en Inírida.

Al cabo de ese encuentro la administración departamental expresó por medio de un comunicado que “el gobernador Zapata, está decidido a encontrar una solución al problema de estos asentamientos; el plan es lograr la legalización urbanística del sector,  con el fin de llevar la red de servicios públicos y así  la administración pueda invertir recursos en el sector”.

Justamente, la solución a los problemas de la ocupación de hecho empieza por la legalización del lote. Una vez eso ocurra las entidades territoriales podrán intervenir en el sector con servicios, pues al día de hoy no cuentan con ninguno.

Según el concejal René Acosta, desde el cabildo municipal están dispuestos a cooperar con la Alcaldía y la Gobernación para sacar adelante y cuanto antes el proyecto de legalización.

Por ahora, los habitantes de ese sector marginal de Inírida esperan una pronta solución a su problemática, entre esperanza y la desesperación.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *