Martha Elena Toledo: una Titán, una profe, una madre y una emprendedora enamorada de Guainía

Hace unos días la profesora Martha Toledo fue nominada en el programa de Caracol Televisión “Titanes caracol”. Este programa que tiene como fin, hacerle un reconocimiento a aquellas personas que desde el anonimato le aportan significativamente al desarrollo del país con actividades o programas que benefician de manera positiva, efectiva y comprobable a personas, grupos sociales, comunidades de diferentes regiones del país, llegó al departamento del Guainía y hoy la profe está entre los 5 finalistas en la categoría de Sostenibilidad Ambiental. El periódico El Morichal les cuenta aquí la historia del trabajo de esta bogotana que arribo a Inírida hace más de 24 años, y que hoy es una embajadora más.

Martha Toledo es pedagoga de la Unimonserrate e hizo estudios  de filosofía en la Universidad Nacional de Colombia y en la UNAD. En Bogotá trabajaba en reciclaje con mujeres marginadas de la ciudad, por eso cuando llegó a Inírida pudo evidenciar el problema  de las basuras que quedaban de los productos traídos del interior del país y que iban a parar al basurero sin ningún proceso de reciclaje, además notó que allí vivían familias indígenas escarbando entre los desechos.

Entonces nace la idea de organizar un proceso de recolección y de emplear a esas familias; convierte su casa en un espacio de reciclaje. En el año 2000 inicia el proceso con el apoyo de Gilberto Rojas de la CDA y para el 2003 se oficializa “Akayu” que significa “Marañon” en lengua indígena Curripaco. Por un proyecto aprobado por ecofondo se construye la bodega y se adquieren dos triciclos de segunda mano. Comienzan haciendo papel reciclado.

El proyecto Akayu tiene 4 enfoques (Reciclaje, aprovechamiento de frutos amazónicos, sostenibilidad de la flor de Inírida y educación). Con la bodega de reciclaje funcionando, conoce a Mateo Fernandez en el 2010, un apasionado estudiante de biología de la Universidad de los Andes quien se enamora de la Flor de Inírida y hace todo el proceso de investigación logrando compaginar el conocimiento ancestral y la teoría científica, descubren que la Flor de Inírida se puede cultivar, y con el apoyo de Catalina Navia quien hacía parte del Sena como Diseñadora Industrial, elaboran más proyectos y consolidan el tema legal.

Akayu se convierte en una asociación de soñadores, se logra sacar el reciclaje al interior del país al igual que la Flor de Inírida y se generan más de 28 empleos directos. La vinculación a Asocolflores le permite exponer esta flor en eventos y en el Aeropuerto Internacional El Dorado, aunque es desconocida totalmente. “Es un proceso arduo y exigente, siento que ha sido exitoso no nos hemos rendido, hacer empresa en Guainía es difícil, pero hemos recibido apoyo del Sena, la CDA y una fundación alemana llamada Sudamerika Zentrum” dice la profe

Por cada siembra y venta reciben $1000 pesos por la flor grande de invierno y $800 pesos por la flor pequeña de verano, le pagan a la CDA por el permiso de aprovechamiento ya que esta es la entidad encargada de la vigilancia y el control de todo el proceso de líneas de siembra, corte y cultivo de la Flor de Inírida. El proceso de marca y etiquetado se hizo a través del Ministerio de Agricultura quien les fortaleció en ese tema. Desde el 2015 en la sede Akayu la profesora implementó la educación complementaria, en materias como lectura crítica, matemáticas e inglés y con esa iniciativa fortaleció académicamente a más de 50 estudiantes logrando que a la fecha, 18 estudiantes salieran beneficiados con el programa de la presidencia “ser pilo paga”, su vocación docente es grande.

La nominación a Titanes Caracol es algo sorprendente para todos “no me lo esperaba” afirma la profesora. “Es un reto grande porque los municipios de la Orinoquía están muy olvidados, está todo por hacer, pero no hay un tratado diferencial a  la hora de hacer empresa y quiero visibilizar eso” afirma Toledo.

Ella no sabe quién la postulo, pero se siente feliz por la oportunidad que tiene para mostrarle al país ese gran trabajo que están haciendo de mantener viva la Flor de Inírida y darle un valor agregado al reciclaje y poder ayudar a muchas familias indígenas. Espera recibir todo el apoyo de la región, aunque dice que ya son campeones, pues han aprendido mucho.

Te gustó? Compártenos en tu red

Un comentario sobre “Martha Elena Toledo: una Titán, una profe, una madre y una emprendedora enamorada de Guainía

  • el 17 octubre, 2018 a las 9:15 am
    Permalink

    mil felicitaciones a la profesora por esta hermosa historia de emprendimiento social, yo soy docente y me encantaria que algun dia ella nos participara su historia de vida, y tener la oportunidad de conocer de cerca este proceso y si en algo puedo ayudar con todo el gusto soy docente universitario en la ciudad de villavicencio.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *