Gisella Darapo, la indígena vichadense que conquistó las pistas de atletismo en Bogotá

En la primera jornada del clasificatorio de atletismo región Llanos que se realizó en el Centro de Alto Rendimiento de Bogotá, la indígena Gisella Darapo dio la sorpresa en los 2 mil metros planos. Ni la altura de la capital ni la falta de entrenamiento fueron impedimento para la pequeña clasificada en el prejuvenil para la final nacional 2018.

De los 220 participantes en Supérate Intercolegidos del clasificatorio de atletismo en Bogotá, se destacan los pequeños gigantes campeones como es el caso de la indígena Gisella Darapo Candury. Desde su natal Vichada, que por estos días se encuentra bajo el agua debido al invierno, la niña cuenta su corto pero sustancioso proceso en Supérate Intercolegiados, donde representa a su colegio rural La Reserva.

Su estatura menor a los 1,50 metros, a sus 12 años de edad, con mirada tímida y su contextura menuda  tienen el biotipo para proyectarse como una gran fondista. Sin embargo, lleva poco tiempo en el deporte. Desde enero de este año, el profesor Alfredo Rojas vio su talento y la proyectó para la final nacional, cupo que logró en la competencia de hoy al ser la número uno de los dos mil metros planos.

“Viajar en avión fue muy bueno, llegamos muy rápido hasta Villavicencio y en bus hasta Bogotá. Nunca había montado en ninguno de los dos, ni me había quedado en un hotel”. Cuenta Gisella, pues su resguardo indígena, Corozal Tapaojo, queda a dos horas por río hasta el municipio de Rosalía y a ocho en yate hasta Puerto Carreño, capital del departamento.

La atleta habla poco español, pero domina su lengua sáliva. Como es de bajos recursos económicos, entrena descalza pues asegura que “los zapatos me incomodan, me estorban demasiado”. Sin embargo y gracias a que el programa de Coldeportes entrega incentivos a los campeones, desde ahora podrá usarlos en sus entrenamientos para llegar preparada a la final nacional.

“Yo la descubrí, la motivé y ganó el departamental. Iniciamos este año en enero, somos muy disciplinados, y aunque no tenemos pista de atletismo, cerramos vía con conos, y así hemos llegado hasta acá”, revela Alfredo.

Por ahora, continuará con más preparación y dedicación, “de aquí depende del profe y de mí, lo que viene no es fácil, pero esto es ganancia. Quizá me vean representando el país”, concluye la deportista.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *