Presidente Iván Duque: una posesión entre el odio y la esperanza

Por: Julio César Hidalgo A. - juliochidalgo@gmail.com - @juliochidalgo

Este 7 de agosto se realizó en la Plaza de Bolívar de Bogotá, la posesión del presidente Iván Duque Márquez, el mandatario número 60 y el segundo más  joven en la historia de Colombia, con tan solo 42 años de edad. La lluvia también fue protagonista, pues ahuyentó a más de un invitado.

El nuevo presidente utilizó un tono conciliador, tranquilo, firme; pero  esperanzador; tanto así que hasta los que no votamos por él nos sentimos algo tranquilos, aunque no totalmente confiados, por las presiones que muy seguramente recibirá de varios miembros de su partido el Centro Democrático.

En su primer discurso, como nuevo presidente de los colombianos, Duque dijo  que su gobierno revisará los diálogos de paz que se vienen adelanto con la guerrilla del ELN, que reformará la justicia, destacando que no habrá privilegios para los corruptos como la casa por cárcel y que no permitirá el vencimiento de términos en estas investigaciones. También expresó que presentará al Congreso un proyecto de reforma constitucional para que el narcotráfico y el secuestro no sean considerados conexos al delito político.

Duque también se refirió a la necesidad de la reactivación de la economía, prometiendo un progreso anual superior al 4%, igualmente hará cambios en el sistema tributario; de esta forma contempla jalonar el aparato productivo del país.

Finalmente el nuevo mandatario convocó a los colombianos a hacer parte de un pacto de unidad que esté por encima de las diferencias.

Por otra parte y de manera bastante opuesta, el discurso del presidente del Senado Ernesto Macías, cuestionado por la manera como ha obtenido sus títulos académicos, fue absolutamente contrario, por lo que fue muy criticado por algunos congresistas, periodistas y líderes de opinión; quienes calificaron su intervención fuera de contexto, por considerarla  fuerte, vengativa y excluyente.

Efectivamente, en mi opinión,  pareció ser una postura personal o del partido Centro Democrático y no del Congreso, porque 46 de los 52 minutos de  su intervención fueron utilizados, o mejor, desaprovechados, para mirar el retrovisor y a no reconocer ni un sólo logro del expresidente y nobel de paz Juan Manuel Santos. Macías más parecía estar debatiendo en el senado, sin darse cuenta que estaba frente a la comunidad internacional; qué mala manera de darle la bienvenida al nuevo Presidente y de promover la imagen de nuestro país.

Pasadas las 7 de la noche, en la casa de Nariño y luego del saludo protocolario de diferentes delegaciones nacionales e internacionales, Iván Duque presidió el acto de posesión de su gabinete Ministerial y de otros altos funcionarios del gobierno.

Cabe resaltar que es la primera vez en la historia de Colombia que un presidente nombra un gabinete paritario entre hombres y mujeres, cumpliendo así una de sus promesas de campaña.

Secretario General de la Presidencia: Jorge Mario Itzman Robledo

Ministros:
Hacienda y Crédito Público: Alberto Carrasquilla Barrera
Educación: María Victoria Ángulo González
Salud y Seguridad Social: Juan Pablos Uribe Restrepo
Defensa: Guillermo Botero
Justicia: Gloria María Borrero
Ambiente: Ricardo José  Lozano
Transporte: Ángela María Orozco Martínez
Relaciones Exteriores: Carlos Holmes Trujillo
Tecnologías de la Información las Comunicaciones: Silvia Constaín Rengifo
Interior: Nancy Patricia Gutiérrez
Comercio, Industria y Turismo: José Manuel Restrepo
Cultura: Carmen Inés Vásquez Camacho
Vivienda: Jonathan Malagón
Trabajo: Alicia Arango

Minas y Energía: María Fernanda Suárez Londoño

Agricultura: Andrés Valencia Pinzón

Otros Altos Funcionarios del gobierno:

Departamento de Planeación Nacional: Gloria  Amparo Alonso
Departamento de la Prosperidad Social: Susana Correa Borrero
Departamento Administrativo Nacional de Estadística: Juan Daniel Oviedo Arango
Alta Consejera para las Regiones: Karen Abudinen
Secretaria Privada de Presidencia: María Paula Correa Fernández.

Luego de las firmas de posesión y  del juramento de rigor, el presidente Duque finalizó el acto, nuevamente con un mensaje esperanzador, les dijo que eran un gran equipo, los mejores, pero sobre todo buenas personas, que el país requería resultados rápidos y estructurales, los invitó a entregar resultados y a sembrar esperanza. “Empecemos desde ya a hacer historia” fue su pedido final a su equipo de trabajo.

Por otra parte, los medios anunciaron la agenda del presidente en los próximos días:

Miércoles: San Andrés,  jueves: Tibú y Girardot y viernes: Tumaco; así las cosas, sólo un cambio abrupto en la agenda del presidente Iván Duque, supone una posible visita del mandatario a Puerto Carreño, pues ha sido el llamado urgente del alcalde de la ciudad  capital del departamento del Vichada y su gobernador, por la fuerte ola invernal que tiene damnificados a más de cinco mil personas.

Ojalá Duque tenga ese gesto de solidaridad con los vichadenses que la están pasando mal y que no olvide su discurso de integración al desarrollo del país regiones como la Guajira, la Amazonía y la Orinoquia.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *