Vichada: tierra, trabajo y ¿el capital?

Por: Carlos García Moreno

Profesional en Comercio Exterior - Especialista en Finanzas

Es muy común escuchar en el departamento y en el resto del país que el Vichada “es una tierra donde la riqueza abunda”, “en un futuro será la despensa agrícola del país y hasta del mundo”, etc. Estas afirmaciones la venimos escuchando hace muchos años, incluso décadas atrás, pero lo cierto es que la tierra prometida aún no da los frutos que promete dar ¿por qué? Hay tres factores necesarios para producir, allí encontraremos la respuesta: tierra, trabajo y capital.

El departamento del Vichada cuenta con la segunda superficie de tierra más extensa de Colombia con 100.242 km2, es decir unas 10´017.775 hectáreas, aptas para la producción ganadera, cultivos, forestales y minero-energética; más que suficiente para afirmar que el primer factor necesario para producir se tiene: tierra.

Aunque el dato más actualizado de la población en Colombia se realizó en el año 2005, existe una proyección por parte del DANE donde se dice que para el año 2018 el Vichada contaría con 77.276 habitantes; teniendo en cuenta que poco a poco la mano de obra se ha venido formando como técnico-bachiller, técnico, tecnólogo y profesional; adicional a esto, la llegada masiva de venezolanos al territorio buscando una oportunidad de empleo, se tendría el segundo factor llamado: trabajo. Sin embargo, es necesario que la educación se extienda más en aquellos lugares del territorio con más difícil acceso a la formación para el trabajo y a las TIC (Tecnología de la información y la comunicación).

El tercer y último factor necesario para producir es el capital, actual palo en la rueda del departamento. Aunque los esfuerzos del gobierno nacional, departamental y municipal en introducir liquidez a proyectos productivos y tecnificación de la tierra, es insuficiente ya que los recursos son muy limitados y las necesidades muy grandes; se necesitaría cientos de millones de dólares para lograr reducir la pobreza que llega a un 80,6% (2015) la segunda más alta de Colombia y reducir el desempleo que está en un 18,5% (2016).

El Vichada no se puede regir con otros departamentos bajo un mismo esquema de leyes económicas, las particularidades aquí son diferentes y complejas, no podemos competir con Casanare, ni mucho menos con el Meta, las vías y la preparación de la fuerza laboral son diferencias que cualquier empresario que desee invertir lo vería; por ello es de vital importancia que los dirigentes políticos especialmente los representantes a la cámara promuevan leyes en favor del capital, del inversionista, del empresario, etc. Es una prioridad la llegada de capital nacional o extranjero privado al departamento.

Una ley a la medida del Vichada atraería el capital (tercer factor necesario para producir), otorgaría seguridad y eliminaría las trabas para que fluya la inversión, es decir, una reducción de impuestos, flexibilidad en el mercado laboral, minimización en trámites-costos a la hora de invertir y garantizar esa seguridad jurídica que genere un clima de confianza en la región. Una ausencia en la ley nos perpetua en ese camino de servidumbre hacia Bogotá pidiendo recursos públicos en los ministerios o en otras entidades para subsistir como sociedad, manteniéndose el mismo ciclo vicioso sin posibilidad de un desarrollo permanente a corto o mediano plazo.

Veamos en la política el medio más no el fin para reducir la pobreza, la informalidad y los índices de desempleo; a más inversionistas, más capital, más empleo y más ingresos.

No ahuyentemos el inversionista, atraigámoslo porque tenemos la tierra y el trabajo pero nos falta el capital.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *