Con medida cautelar, URT pretende proteger 200.000 hectáreas de tierra de comunidad indígena en Vichada

A finales del año pasado y con el apoyo de las Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia Gobierno Mayor; y la Amazon Conservation Team, la Unidad de Restitución de Tierras (URT) atendió los casos de los  pueblos indígenas Mapayerri, del territorio Nacuanëdorro Tuparro; y Sikuani, del territorio Awia Tuparro, en inmediaciones del Parque Nacional Natural del Tuparro.

Durante el trabajo en campo, la URT pudo constatar la vulneración a los derechos territoriales de estos colectivos indígenas y pudo advertir la gravedad de la situación en la que se encuentran, por factores directamente ligados al conflicto armado.

Dentro de estos factores, se encuentran los cultivos ilícitos (coca), que han causado la reducción y deforestación del territorio, así como el cambio de su uso y ocupación, originando despojo y confinamiento.

La URT radicó la solicitud en procura de garantizar los derechos territoriales sobre el territorio que han pertenecido ancestralmente a los pueblos Mapayerri y Sikuani.


En especial vulnerabilidad

Durante el proceso, se dio especial atención al pueblo Mapayerri por estar en condición de contacto inicial.  Por mucho tiempo, no ha tenido un contacto directo con la sociedad mayoritaria o externa, manteniéndose en áreas inaccesibles, en un estado de relativo aislamiento, del cual ha salido parcialmente desde finales de los 70.

La URT, al lograr llegar a ellos, constató que la comunidad sufre vulnerabilidad inmunológica, pues son frágiles ante enfermedades infecciosas, para las cuales no han desarrollado  defensas en su organismo. Ligada a la anterior está la vulnerabilidad sociocultural, al estar en riesgo de extinción por la muerte de sus miembros, en especial  niños y ancianos.

También enfrentan la vulnerabilidad territorial, al  depender totalmente de los recursos naturales de sus territorios para vivir, a los cuales no pueden  acceder libremente por amenazas de  grupos armados que les prohíben cazar y recolectar frutos.

Por tanto, las acciones de la URT buscan proteger los derechos territoriales de estas comunidades, pretendiendo acciones de atención y prevención en salud; formulación del  proyecto etno- educativo; y que la erradicación de cultivos de uso ilícito (coca) sea concertada con las autoridades indígenas. Así mismo, la culminación inmediata del trámite de constitución de los resguardos y la activación de la ruta de protección colectiva que garantice su  vida, libertad e integridad.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *