Aquel lamentable martes…

Lo noticioso queda en noticia, en escándalo, en algo actual, en lo que en momento asombra o emociona. Somos una sociedad que nos ofendemos por lo que sucede hoy pero mañana no nos acordamos de lo que sucedió. No seguimos la noticia porque deja de serlo en el momento que hay otro suceso que opaque el anterior y el tiempo se encarga de eso. Pero detrás de lo que vemos, escuchamos o leemos hay familias que pasan por esa situación y el olvido de una sociedad efímera es el castigo que se le suma a la tragedia que vive.

Por: Daniela Parra Sierra

Hace un año, martes 20 de diciembre de 2016 en vísperas de las fiestas navideñas cae en la zona rural de Puerto Carreño la aeronave de la compañía de carga Aerosucre S.A, tipo Boieng 727 con matrícula HK-4544, aproximadamente a las 5:15 pm.

Recordando que las víctimas del fatídico accidente fueron Jaime Cantillo (piloto), Mauricio Guzmán (copiloto), Pedro Duarte (ingeniero de vuelo), Felipe Vargas (despachador), Nelson Rojas (montacarga) y Diego Armando Vargas (técnico de vuelo) el único que quedó con vida después del impacto y que ahora lucha para recuperar la movilidad de su cuerpo; todos ellos miembros de la empresa Aerosucre.

¿Qué ha pasado en el transcurso de este año con la investigación sobre las causas del accidente? ¿Cómo ha sido la recuperación del único sobreviviente? ¿Qué medidas de precaución se han tomado al respecto? Son muchas las preguntas que podrían surgir después de doce meses del suceso aéreo que conmocionó a la capital del Vichada.

Después del accidente aéreo comenzaron los estudios correspondientes para la investigación sobre el descenso de la aeronave, arrojando el primer informe preliminar en el cual la Aeronáutica Civil dictamina que fue una pérdida de control en vuelo. Fueron muchas las hipótesis que surgieron a consecuencia del error que causó la caída del avión pero hasta ahora no se conocen las verdaderas causas que provocarían el accidente, y la Aerocivil no se pronunció más acerca del tema.

Diego Armando Vargas fue el único que sobrevivió aquel día en donde perdió a su hermano Felipe Vargas y a cuatro de sus compañeros de trabajo. Las secuelas provocadas por el accidente fueron las interminables intervenciones quirúrgicas por las que tuvo que pasar y una larga recuperación, no solo física sino también psicológica.

Su cuerpo le ha respondido de la mejor manera considerando las heridas que se registraban en su cuerpo después del accidente. Su movilidad se limita a caminar con muletas y recibir ayuda para realizar ciertas actividades. No ha podido retomar su trabajo con facilidad, ya que posee secuelas psicológicas que le causan nerviosismo además que su cuerpo aún no se encuentra acto para asumir el cargo de técnico de vuelo.

Además, de todo por lo que tuvo que pasar se le suma que en el accidente perdió a su hermano quién para el 23 de diciembre de este año estaría cumpliendo 30 años de edad e igual se conmemorará un año desde su entierro.

Después del accidente se han registrado fallas en las aeronaves que llegan al aeropuerto German Olano de Puerto Carreño en las que se manifiesta que han tenido que quedar en pista y no despegar por problemas técnicos u otras ocasiones en las que el avión despega pero han tenido que recurrir a acciones de emergencia para mantenerse en vuelo, ¿Y las investigaciones siguen?

Hasta el momento ninguna entidad pública se ha pronunciado al respecto de la situación aeronáutica del municipio pero lo que sí proclama la comunidad es que un hecho como el que sucedió hace un año no vuelva a repetirse. El temor persiste con la esperanza que no vuelva a ocurrir.

Diego Vargas es un sobreviviente al que él llama ‘milagro’ y aunque por motivos de salud no ha vuelto al trabajo que desempeñaba dice que le gustaría en algún momento volver a Puerto Carreño y agradecer a todas esas personas que lo ayudaron y le permitieron estar con vida para disfrutar de su familia.

“Cuando a uno le suceden este tipo de cosas, al ver la muerte tan cerca y vivirla a través de la perdida de seres queridos el sentido de la vida cambia, lo material queda en un segundo plano y se disfruta del amor de la familia en todo su esplendor”- dice Diego Armando Vargas recordando a su hermano Felipe Vargas Q.E.P.D.

Te gustó? Compártenos en tu red

Un comentario en «Aquel lamentable martes…»

  • el 21 diciembre, 2017 a las 9:31 pm
    Enlace permanente

    Gran y completo texto, responde a las dudas que plantea al principio frente al suceso… felicitaciones

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *