Fuerza Aérea Colombiana lleva atención médica integral al Triángulo del Cacao

Este fin de semana arribó un avión Caza 295 de fabricación española de la Fuerza Aérea Colombiana a una de las zonas más apartadas del país, la inspección de Guerima, municipio de Cumaribo en el departamento de Vichada. Allí llegaron 25 especialistas del área de la salud, delegados del Icbf, Personería, secretaría de Asuntos Indígenas y otros servicios de atención integral a la comunidad, junto con regalos y ropa para las familias más necesitadas.

Pedro Tobías y su familia viajaron durante tres horas en moto desde la inspección de Puerto Príncipe hasta Guerima para ser atendidos por un médico, su hijo por un pediatra y su esposa por una ginecóloga, atención que no recibían desde hace un año, cuando la Fuerza Aérea Colombiana llevó la primera jornada de atención médica a esta inspección. Al igual que Pedro, 891 personas de esta zona y sus alrededores fueron atendidas por profesionales en las áreas de pediatría, ginecología, nutrición, odontología, optometría y otras especialidades que hacen parte del voluntariado de la Escuela de Suboficiales de la FAC (Esufa), la Corporación Cóndor y la Fundación Optómetras Voluntarios de Colombia.

Llegar a Guerima es una travesía. Villavicencio, la ciudad más cercana está ubicada a 15 horas de camino. Esta inspección, ubicada en límites con la selva Matavén, tiene una pista de aterrizaje improvisada de greda y arcilla que construyeron sus pobladores desde hace más de veinte años. Hoy es la única alternativa para arribar al inhóspito paraje. De hecho, una aeronave que pese 10 toneladas está expuesta a quedar enterrada al momento de su aterrizaje, como nos sucedió en esta ocasión.

brigada-chupave-1

La cabecera municipal de Guerima es Cumaribo, queda a 12 horas de camino, de las cuales tres horas son de trocha y nueve de carretera destapada. Para llegar allí por tierra, desde Guerima, hay que pagar una camioneta privada que puede cobrar alrededor de $1.500.000 COP. En esta jornada los servicios del Gobierno fueron llevados un día antes a la zona en helicópteros Huey de la FAC.

Martha Reyes se desplazó desde la vereda La Uva, a cinco horas de camino por tierra y agua para expedir su cédula y poder vincularse al programa de sustitución voluntaria que el Ministerio del Posconflicto firmó hace dos meses con los habitantes de las tres inspecciones (Guerima, Chupave y Puerto Príncipe), denominada la zona de El Triángulo por su ubicación geográfica. La Registraduría aportando a este proceso, entregó 90 documentos de identificación entre cédulas y registros civiles.

Desde 2012, la Fuerza Aérea Colombiana, con el acompañamiento del Ejército Nacional y la Armada Nacional hacen presencia en esta zona del país con el fin de llevar alternativas para sustituir cultivos de coca por cacao. Gracias al esfuerzo de la comunidad, la Gobernación de Vichada, la alcaldía de Cumaribo y la vinculación del sector privado en cabeza de Casa Luker, hoy Cumaribo tiene 150 hectáreas libres de coca y un acuerdo firmado entre el Gobierno Nacional y las comunidades para erradicar voluntariamente e incentivos para desarrollar cultivos lícitos.

“Es importante que todos sigamos trabajando por el departamento para que este se transforme en el primero de la Orinoquía colombiana en estar libre de coca”, aseguró Jean Paul Strong, comandante de la Fuerza de Tarea Ares, de la Fuerza Aérea Colombiana.

En esta jornada se realizaron 1.100 donaciones para niños y adultos gracias al aporte del comando de la FAC y la Dian, 250 niños y niñas recibieron regalos como elementos deportivos, calzado, ropa para mujeres y otros elementos (donados por la Cámara de Riesgo de Colombia y Fundación Santa Isabel de Bogotá).

En resumidas cuentas, durante dos días la comunidad del El Triángulo se benefició con más de 2.000 procedimientos entre los que se encuentran electrocardiogramas, tamizajes nutricionales, exámenes de laboratorio, procedimientos de odontología, consultas de optometría, entrega de gafas y otros.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *