Tres inspecciones en Cumaribo quieren poner punto final a la coca

Comunidades de Palmarito, Chaparral y Santa Rita, tres inspecciónes ubicadas sobre el límite del Parque Nacional el Tuparro, en el municipio de Cumaribo, Vichada, se reunieron con el Gobierno Nacional para manifestar su interés de iniciar un plan de sustitución voluntaria.

Luego de una reunión articulada por la Fuerza Aérea Colombiana, a través de la Fuerza de Tarea Ares y su Grupo Asesor del Comandante (GAC), en la que estuvieron presentes delegados de la Alta Consejería para el Posconflicto de la Presidencia de la República, la gobernación de Vichada, la alcaldía de Cumaribo, la Personería, Asamblea Departamental, la Fuerza Pública y comunidades de la zona, los líderes comunales manifestaron su preocupación por la situación socioeconómica de estas tres inspecciones que fueron constituidas hace aproximadamente 30 años, época en la que el negocio de la coca era muy rentable en esta región del país.

Hoy la situación ha cambiado, el flujo de dinero en efectivo es mínimo, la pasta de coca se usa para intercambiar productos básicos de la canasta familiar y, aunque su rentabilidad ha disminuido considerablemente, la mayoría de sus habitantes considera que no tiene otra opción como medio de subsistencia que trabajar en alguna actividad relacionada con la cadena productiva de este negocio.

Cerca de 300 asistentes escucharon con atención el modelo y las condiciones para firmar el acuerdo con el ministerio del Posconflicto. Luego de una deliberación y concertación al interior de sus comunidades, expusieron sus propuestas para ser evaluadas y manifestaron su voluntad de acogerse al plan de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos.

Emeregildo Beltrán, alcalde de Cumaribo, Vichada, agradeció a la Fuerza Pública su esfuerzo no armado, reiteró la importancia de la presencia del Estado en esta zona del país, además mostró su preocupación por los jóvenes: “el cultivo de la coca tiene comprometida la vida de los jóvenes del municipio. Los 300 alumnos que están actualmente matriculados en el colegio de Palmarito dependen de familias que trabajan de este negocio”.

En la reunión intervino Ómar Ladino, presidente de Asojuncuvi y miembro de Proagro, la asociación que firmó el primer acuerdo de sustitución voluntaria realizado en el país el pasado mes de octubre en Guerima, Vichada: “el paso que ustedes van a dar nosotros ya lo dimo, y es el camino a la legalidad”. A su intervención se sumó el personero municipal de Cumaribo, Rosendo Rey, quién señaló: “la historia de la coca tiene un punto final y esto es lo que estamos construyendo”.

Estas tres inspecciones analizarán la viabilidad de un cultivo sostenible como punto de partida para la materialización de un acuerdo que les permitiría mejorar sus condiciones de vida.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *