Gobierno y sociedad civil, unidos por el bienestar del departamento

LA PREVENCIÓN, UN COMPROMISO DE TODOS PARA ENFRENTAR ADICCIONES.

El problema que enfrenta el país por consumo, abuso, consumo y adicciones al alcohol y a sustancias psicoactivas, es un asunto de gran responsabilidad para autoridades gubernamentales y sociedad civil, puesto que afecta la salud mental de niñas, niños, jóvenes, adolescentes y adultos, y de paso, a la familia con todo el entorno comunal.

Para los expertos en estos temas que trabajan prevención, atención y tratamiento, el panorama por uso y abuso de alcohol y drogas, es bien complejo si se tiene en cuenta que las estadísticas nos están mostrando un incremento significativo por consumo en menores y jóvenes; además porque no se ha abordado de una manera agresiva que incluya a todos los actores sociales para contribuir con los programas de prevención

Según René Rojas Camacho, Director de la Agencia de Noticias e Información para la Prevención de Adicciones-ANIPRA-, la responsabilidad para prevenir se le ha dejado al Gobierno Nacional y a los mandatarios departamentales y municipales, pero la realidad es que padres de familia, educadores, empresarios y sociedad en general, deben interesarse por trabajar mancomunada y coordinadamente para orientar y ayudar a estas poblaciones vulnerables.

Lo anterior, como una introducción para llamar la atención de las autoridades civiles sobre la obligatoriedad que tienen gobernadores y alcaldes para implementar políticas públicas de prevención, según la Ley 1566 del año 2012,  la cual pretende “garantizar la atención integral a personas que consumen sustancias psicoactivas”. De hecho, vale la pena recordar que esta ley declaró “…el consumo de sustancias psicoactivas, un asunto de salud pública”.

René Rojas, quien además es Sub director de la Asociación Colombiana para la Investigación, Prevención y Rehabilitación de Adicciones-ACINPRA,  precisa que esta norma es clara en llamar la atención para que en la construcción de las políticas públicas se incluya a la sociedad civil como componente fundamental, ya que es protagonista de las dinámicas individuales y colectivas del día a día de las personas.

Para el caso de Vichada, uno de los departamentos con gran proyección para su desarrollo económico y social, el último Estudio Nacional sobre consumo de alcohol, registró  que el “4,8% de la población del departamento de 12 a 65 años presenta consumo riesgoso o perjudicial de alcohol”, lo que obliga a fortalecer los procesos de prevención que se desarrollan.

Veamos en contexto apartes del estudio: “El 4,6% de los encuestados en Vichada declaró haber fumado marihuana alguna vez en la vida, este registro incluye únicamente consumo en hombres y en el grupo de edad de 45 a 65. No se registró consumo de esta sustancia en el último año. La edad de inicio del consumo de marihuana para Vichada está alrededor de los 20 años considerando la mediana como indicador, presentando una edad de inicio superior en tres años el dato nacional. Consumo de sustancias psicoactivas en población escolar. A partir de los datos del Estudio Nacional de Consumo de Sustancias Psicoactivas en Población Escolar 2011, se presenta un panorama general del consumo de sustanciaspsicoactivas en la población escolar. Para el departamento de Vichada, la muestra es de 78 personas con 34 hombres y 44 mujeres, en edades de 12 a 18 años, la totalidad de las encuestas se realizaron en Puerto Carreño”

Pasados tres años de realizado el estudio, es fundamental que en este momento el Gobierno Departamental se apoye en la ley mencionada para estructurar la Política de Prevención y No Consumo, incluyendo a todos los protagonistas sociales y comunitarios, precisa René Rojas.

Para coadyuvar en estos procesos con los departamentos y municipios, el país cuenta con una de las instituciones más acreditadas para el abordaje de los programas de prevención, tratamiento y rehabilitación, Acinpra, entidad a la cual pertenecen profesionales y entidades que trabajan desde hace más de 20 años estos temas de gran preocupación nacional.

Dentro de su estructura, Acinpra posee un equipo profesional para capacitar a representantes de la salud y adquieran los protocolos para el manejo  de episodios críticos por abuso; como también cuenta con las pruebas de orina y saliva, las cuales permiten la detección temprana de consumo en los jóvenes. Estas pruebas de detección se constituyen en una excelente herramienta para padres de familia, educadores, e inclusive, empresarios, los cuales podrán aplicarlas con el consentimiento contemplado de padres para el caso de menores.

En conclusión, el fenómeno de consumo y adicción al alcohol y drogas es un asunto que le compete a toda la sociedad, y como tal debe involucrarse y apoyar la construcción de las políticas públicas en prevención y tratamiento. Visto, se puede hablar de proyección y desarrollo social mientras la salud mental de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, sea sana y los recursos no se tengan que destinar para el tratamiento sino para educación, recreación e inversión rural, entre otros.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *