De visita en La Esmeralda…al encuentro del Bita

Textos: Equipo Bita, río protegido. Instituto Humboldt

De Puerto Carreño a la Esmeralda hay aproximadamente tres horas de recorrido, el camino se hace largo, no por la cantidad de kilómetros que separan estos dos lugares, sino por el camino sinuoso, difícil y húmedo que hay que recorrer. Salir a la madrugada tiene varias ventajas: ver el amanecer de la sabana y atravesar uno el Bita con el sol despuntando por el oriente, ver el amanecer del río.

Este recorrido que iniciamos en la mañana nos condujo a una reunión que llevábamos varias semanas preparando. Después de las reuniones y encuentros que habían adelantando varios de los investigadores y miembros del equipo del proyecto Bita, río protegido, fue evidente la necesidad de propiciar un encuentro con las personas que viven en esta vereda, ellos son conocedores del río, viven de él y podríamos afirmar que viven por él.

La reunión se llevó a cabo el pasado 2 de julio, asistieron propietarios de las fincas que se encuentran allí, algunos llegaron al Vichada hace poco tiempo, otros viven en esta tierras hace más de treinta años; entre ellos se cuentan campesinos, pescadores y forestadores, además de personas interesadas en mantener sus fincas como zonas de conservación. Los temas que se trataron dieron pie para conocer las problemáticas que vive la vereda: la falta de una carretera que los conecte con Carreño o con el resto del departamento, un centro de salud de primer nivel, pero sobre todo, la necesidad de ser escuchados y tenidos en cuenta.

Este encuentro nos permitió conocer la percepción que ellos tienen sobre la idea de proteger el río que, según lo que nos dijeron, es más que necesaria, pero debe llevarse a cabo con la gente que vive del río, muchos de ellos sobreviven de la pesca en invierno y de sembrar en verano, todos son conscientes de que deben cuidar y mantener la fauna que vive cerca de la cuenca, pero también, que es necesario garantizar las condiciones de vida de todos los habitantes de la región.

De esta forma, una de las propuestas que resultaron de este encuentro es gestionar pagos por conservación, la construcción de una carretera que permitan que el río no se siga utilizando como medio para transportar la materia prima que se produce en el departamento y que esta teniendo auge con el negocio de la madera. Las demandas son varias, y los caminos a seguir necesarios.

Una vez se terminen estas reuniones, el proyecto reunirá las propuestas de las diferentes comunidades con las que ha conversado, de manera que se puedan socializar con las entidades gubernamentales e instituciones que tienen presencia en la región, y de esta forma iniciar el proceso de gestión de recursos para llevarlos a cabo.

Te gustó? Compártenos en tu red

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *