Mal de Tántalo: la epidemia que amenaza al mundo

LA FALTA DE CRITERIO NOS PRIVA DE COMER SALUDABLEMENTE. ES LA NUEVA EPIDEMIA DESATENDIDA, QUE ESTÁ EN RIESGO DE SER UNA GRAN PANDEMIA

Por Fabio Arévalo.

La ambrosía era el néctar que los dioses saboreaban en el Olimpo. Al parecer, era deliciosa, y si algún mortal la probaba obtenía el don de la inmortalidad. Tántalo era un rey amado por los dioses, tanto era el cariño que le tenían, que hasta lo invitaban a participar de sus festejos en el Olimpo. Pero ellos no sabían que Tántalo ocultaba sentimientos oscuros y que también era un pillo sagaz, como ocurre hoy con muchos políticos y dirigentes “queridos” e invitados de toda boda, pero con intereses ocultos.

En una ocasión Tántalo robó ambrosía del Olimpo, para repartirla entre sus amigos y concubinas, tal como lo haría un “buen” político del selecto círculo de los anillos, la mermelada y los carruseles para mantenerse en el mismo. En otra ocasión, se encargó de divulgar entre los mortales secretos de los dioses y juró en falso ante el dios Hermes. No muy lejos de tantas realidades de hoy con miembros del poder que deben sostenerse a cualquier precio apoyados en la diplomacia (ciencia de la hipocresía) y la traición.

En cierta ocasión recibió a los dioses en su morada a título de convidados, y, para poner a prueba su divinidad, les dio a comer los miembros de su hijo Pélope, como todo un político sin escrúpulos. Zeus resucitó a la víctima, y Tántalo, condenado a sufrir hambre y sed eternamente en medio de la abundancia, fue sumergido hasta la barbilla en un lago, bajo árboles cargados de frutos, pero el agua huía cuando él quería beber y las ramas de los árboles se levantaban cuando quería coger una fruta.

Según los expertos en mitología, el significado del suplicio de Tántalo, además de la severidad del castigo que merece el filicidio, consiste en que el hombre por su misma insensatez, se priva de todo lo que tiene al alcance de la mano. El castigo de Tántalo también representa las frustraciones sufridas por aquellas aspiraciones insatisfechas, y el conflicto que existe entre la voluntad de la autonomía y el persistente complejo de culpa en el hombre.

Ejemplo de ello son muchos hábitos de los colombianos, contradictorios por factores culturales y educativos. La última Encuesta Nacional de la Situación Nutricional confirma que la obesidad se incrementó en los jóvenes de 5 a 17 años, y también en los adultos. Fue mayor en personas con mejor poder adquisitivo y en la zona urbana. Mientras que la desnutrición fue más alta en zonas populares. Hoy tenemos más del 50 por ciento de la población con sobrepeso y casi una tercera parte con obesidad, tipificada como riesgosa enfermedad.

Esto confirma que los sectores pudientes a pesar de estar rodeados de nutritivos manjares no tienen posibilidad de alcanzarlos por una crasa ignorancia. Están ávidos de buena forma física y salud, pero la insensatez y displicencia impiden lograrlas. Creen que la ambrosía está en el licor, en comidas típicas y rápidas con exceso de frituras, grasa, azúcar, condimentos, embutidos y harinas.

Es el moderno castigo de Tántalo a una sociedad engañada por la publicidad, los dirigentes codiciosos y especialmente por inapropiadas políticas públicas. La falta de criterio nos priva de comer saludablemente. Es sin duda la nueva epidemia desatendida, que está en riesgo de ser una gran pandemia.

Te gustó? Compártenos en tu red

Un comentario en «Mal de Tántalo: la epidemia que amenaza al mundo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *